Clase media y los pobres financian a la vieja oligarquía























Clase media y los pobres financian a la vieja oligarquía

Sociólogo Oscar René Vargas





El inconveniente de la pobreza y de las desigualdades en la Nicaragua de hoy, son sin duda, dos de los más graves desafíos de la sociedad y que debiera ser el tema central de la agenda electoral de todos los partidos políticos de cara a las elecciones de noviembre de 2016.
Actualmente, los más ricos están absorbiendo el crecimiento de los ingresos y la riqueza nacional a un ritmo alarmante. La brecha entre ricos y pobres cada vez se hace más amplia: los 200 millonarios del país poseen una riqueza tres veces mayor al total del PIB de 2015. Esta desigualdad económica se agrava entre hombres y mujeres en el acceso a servicios sanitarios, educación y participación el mercado laboral. Queda claro que las desigualdades económicas también provocan desigualdades de género y medioambientales.
En los últimos años, el PIB de Nicaragua ha crecido en promedio anual 3.76 por ciento anual en el período comprendido entre 2006-2015. Los datos del Banco Central de Nicaragua nos muestra que se crea riqueza, pero que está mal distribuida o, lo que es lo mismo, la riqueza creada desaparece en un complejo entramado de exoneraciones y exencionas fiscales y toda una industria de gestores de grandes patrimonios garantizan que esa riqueza no sea redistribuida, quedando fuera del alcance de la ciudadanía en su conjunto.
Dos datos para confirmarlo: a) las exoneraciones a los grandes capitales ascienden a la cifra de US$ 1,000 millones de dólares en el 2014, una cantidad inferior a las remesas que envían los pobres que se fueron al exterior para sostener a los pobres que permanecen en el país; b) el capital nacional, que recibe exoneraciones, solamente invirtió US$ 996 millones de dólares en el 2015.
Es decir, la clase media y los pobres financian, con sus impuestos, las inversiones y el enriquecimiento de la vieja oligarquía y de la nueva clase. Lo que está claro es que este sistema, depredador, no es fruto de la casualidad, sino de la decisión deliberada de sectores financieros y económicos, que con la complicidad de los poderes públicos, renuncian a su función de mejorar la vida de toda la ciudadanía en beneficio del gran capital.
Es necesario frenar esta situación, que es indigna. Aunque estemos en un entorno hostil hay que erosionar al capitalismo neoliberal entendido como la construcción de alternativas para hacer la vida mejor. Conseguirlo no es ninguna utopía, hace falta valentía y decencia política para eliminar las desigualdades creadas por el sistema y defendidas por algunas fuerzas políticas. Es imprescindible y urgente implantar políticas para disminuir el desempleo, solo así será posible comenzar a superar tanta desigualdad.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué es la energía hidráulica?

La lluvia ácida es una de las consecuencias de la contaminación del aire

¿Qué es energía y potencia?

¿Cuál es el origen de la energía solar?

Acuerdo de Cochabamba

La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. (Einstein)

Centrales eléctricas, turbinas y generadores.

¿ Cómo la Draga Limpiará el Río San Juan, de Nicaragua?

¿Que es un Acuífero?

Día Mundial del Reciclaje