viernes, 25 de septiembre de 2015

DEFINIÓN DE ENERGÍA






DEFINIÓN DE ENERGÍA



En el latín es donde nos encontramos el origen etimológico de la palabra energía. Más exactamente lo hayamos en el término energía, el cual a su vez, según se ha determinado, procede de la palabra griega ένέρϒεια.
El concepto de energía está relacionado con la capacidad de generar movimiento o lograr la transformación de algo. En el ámbito económico y tecnológico, la energía hace referencia a un recurso natural y los elementos asociados que permiten hacer un uso industrial del mismo.
Por ejemplo: “El país tiene serios problemas de energía por la falta de inversiones”, “Gómez es un jugador de mucha energía, capaz de cambiarle la fisonomía al equipo”, “En la última semana, ya se ha cortado la energía tres veces”.
Para la física, la energía es una magnitud abstracta que está ligada al estado dinámico de un sistema cerrado y que permanece invariable con el tiempo. Se trata de una abstracción que se le asigna al estado de un sistema físico. Debido a diversas propiedades (composición química, masa, temperatura, etc.), todos los cuerpos poseen energía.
Un campo este, el de la física, que nos lleva a determinar que en el mismo se produce la mención a diversos tipos de energía. En concreto, tendremos que hacer frente a dos: la cuántica y la clásica.
Pueden detallarse diversos tipos de energía según el campo de estudio. La energía mecánica, por ejemplo, es la combinación de la energía cinética (que genera a partir del movimiento) y la energía potencial (vinculada a la posición de un cuerpo dentro de un campo de fuerzas).
Entendida como un recurso natural, la energía no es un bien por sí misma, sino que es que un bien calificado como intermedio, ya que posibilita la satisfacción de ciertas necesidades cuando se produce un bien o se oferta un servicio.
La energía también puede clasificarse según fuente. Se llama energía no renovable a aquella que proviene de fuentes agotables, como la procedente del petróleo, el carbón o el gas natural. En cambio, la energía renovable es virtualmente infinita, como la eólica (generada por la acción del viento) y la solar.
Hoy día precisamente, ante la concienciación que, poco a poco, está tomando la sociedad de lo imprescindible que es que acometamos la protección del medioambiente, se está produciendo un gran auge de las mencionadas energías renovables. Y es que la utilización de ellas contribuye a que dejemos de explotar otras fuentes que contaminan, que perjudican enormemente al entorno natural y como consecuencia también a nosotros y a nuestro propio bienestar.
La base del uso de estas mencionadas renovables es que se opta por una energía que aprovecha fuentes naturales inagotables, como sería el caso de la luz del Sol. De la misma forma apuesta también por una energía que es capaz de regenerarse de modo natural y que, por tanto, no causa ningún daño al medio natural.
Así, por ejemplo, en cada vez más hogares se está llevando a cabo la instalación de placas solares con las que se recoge esa luz que desprende el astro Rey y la misma se aprovecha para iluminar cualquier estancia de la vivienda con lo que se disminuye de manera considerable el empleo de la energía eléctrica.
La explotación económica o industrial de la energía comprende diversos procesos, que varían de acuerdo a la fuente empleada. Puede mencionarse, por ejemplo, la extracción de la materia prima (como el petróleo que se obtiene de los pozos), su procesamiento (en el caso del petróleo, su refinamiento) y su transformación en energía (por combustión, etc.).

martes, 15 de septiembre de 2015

Noam Chomsky: "La crisis ambiental, es más peligrosa que la económica"


Noam Chomsky: "La crisis ambiental, es más peligrosa que la económica"


"Lo político y económico son cuestiones académicas: hay una crisis todavía más grande, que es la que nos va a destruir a todos a menos que se haga algo al respecto, la crisis ambiental".



La necesidad de una educación que promueva la crítica y el pensamiento frente a otra que forma personas obedientes, una comparación entre el 11 de septiembre de 1973 en Chile y esa misma fecha en 2001 en Nueva York, y la afirmación de que el modelo económico actual está explotando, pero más importante que eso, la destrucción del planeta por los seres humanos, son algunos de los temas que el académico y activista social estadunidense Noam Chomsky trató durante la videoconferencia que se realizó este viernes en el contexto del último día de sesiones del coloquio "La izquierda mexicana del siglo XX: trazos y perspectivas".

El encuentro empezó el pasado lunes con invitados nacionales y extranjeros, y este viernes las ponencias fueron "Conflictos armados, revueltas, memorias de luz; La imagen en movimiento como subversión y Sonidos de la resistencia".

El día comenzó con el diálogo entre Chomsky y el coordinador del coloquio, Aki Itami Ramírez; el asesor del coloquio, Rodrigo Fernández de Gortari, y el catedrático y filósofo Lutz A. Keferstein, quien trajo a la mesa una pregunta planteada en otro momento por el monero deLa JornadaRafael Barajas,El Fisgón: ¿Qué debe pasar para que esta economía explote?

Bueno, ya está explotando, dijo Chomsky. Su imagen a través de una pantalla, su voz casi inaudible por el ruido de la transmisión. Pero explota a una velocidad que para nosotros no es perceptiblemente rápida, se escuchó en la traducción.

Se puede ver que esta burbuja está explotando porque desde la llegada del neoliberalismo y el abandono de las políticas económicas sociales, en los países donde se ha aplicado ese modelo, principalmente en América Latina, que en los 80 fue la región que más se interesó en estas políticas, que más las estudió, y sus naciones sirvieron como laboratorio de experimentación de estas políticas, ha cesado el crecimiento económico.

Sin embargo, aquellos países que más se vieron afectados ya comenzaron a tratar de descifrar qué es lo que pueden cambiar, y Latinoamérica ha empezado a salirse de estos modelos, excepto México, que ha tenido una de las tazas de crecimiento más bajas del continente. En el sur, con países como Ecuador o Brasil, no han sido ciento por ciento exitosos, pero sí han tenido algo de éxito en liberarse del control que tienen el FMI o los sistemas financieros internacionales. Por primera vez las naciones latinoamericanas empezaron a trabajar juntas, a integrarse, que era requisito para la independencia y para liberarse del control imperialista; este es un desarrollo muy importante y hemos visto ejemplos bastante significativos.

En este contexto, la decisión de Washington de reactivar relaciones con Cuba no fue para sacarla de su aislamiento, sino para que Estados Unidos no quedara completamente aislado.

“No podemos predecir cuándo va a explotar esta burbuja, no podemos predecir nada. Sin embargo, lo político y económico son cuestiones académicas: hay una crisis todavía más grande, que es la que nos va a destruir a todos a menos que se haga algo al respecto: la crisis ambiental".

“Es una situación muy peligrosa; todos los días hay información científica nueva acerca de su gravedad. Nos queda muy claro –a casi todos los científicos y los que están poniendo atención– que si la mayoría de los combustibles fósiles no se dejan en la tierra, la posibilidad de que podamos sobrevivir es muy escasa.

“Actualmente, la destrucción de las especies está en un nivel similar al de hace 65 millones de años, y muy cercana a la gran extinción, cuando un asteroide golpeó la Tierra y causó la extinción de los dinosaurios, lo que permitió el desarrollo de humanos y mamíferos, pero fue una época de gran destrucción de las especies. Estamos en la misma situación, sólo que ahora los humanos somos ese asteroide que causa la destrucción.

"Si no se soluciona esta crisis ecológica rápidamente, entonces las otras preguntas simplemente van a desvanecerse".

Otra de las preguntas fue cómo descolonizar la educación para crear un mundo más equitativo. Al respecto, el pensador y crítico estadunidense habló de la necesidad de un modelo educativo en el que se enseñe a los alumnos a pensar, a resolver problemas, a investigar, en lugar de obligarlos a memorizar como parte de un modelo educativo al que llamó bancario, que lo único que genera son personas obedientes que se unen al ejército o paraformar parte de los procesos de producción en serie, adoptando la postura que se les diga.

El modelo descolonizante, apuntó, representa un fuerte problema para la derecha, porque genera personas independientes.

La última pregunta fue acerca del 11 de septiembre de dos años diferentes: el de 1973, con el asesinato del presidente socialista chileno Salvador Allende y la instauración de la dictadura, y el de 2001, con los atentados al World Trade Center en Nueva York en el que murieron 3 mil personas.

Subraya Chomsky: Matar 3 mil personas no es algo pequeño; 3 mil personas es el número de asesinatos de la campaña antiterrorista de Obama, que es la más grande en la historia, matando a personas que eran sospechosas de agredir a Estados Unidos. Así que el 11 de septiembre es un asunto serio, pero en el sur fue un evento aún más serio, porque más de 75 mil personas murieron a manos de los regímenes dictatoriales.

“Fue una parte de algo todavía más grande que comenzó en la década de los 60: en 1962 Kennedy cambió la misión de la milicia estadounidense, que de ser una milicia de defensa la utilizó para la seguridad interna, lo que significa que actúa más en contra de su población. Después fue la instauración de la siguiente dictadura neonazi en Brasil, después Chile, también Uruguay y la peor fue Argentina".

Toda esta plaga se dispersó en América Central. Fue un terrible periodo de destrucción, tortura asesinato. Estos eventos tuvieron una importancia histórica muy grande, pero poco discutida en Estados Unidos y Europa por los motivos de siempre: solamente se discuten los crímenes de otros y no los, propios sin importar lo grandes que sean.

Ecoportal.net

viernes, 4 de septiembre de 2015

Gasolina y petróleo, nancite y jocotes





Gasolina y petróleo, nancite y jocotes




*FERNANDO BÁRCENAS

4 de septiembre 2015



A este gobierno ineficiente, promotor imprudente de proyectos mal concebidos, de proyectos gigantescos y pequeños que no resultan sostenibles ni técnica, ni financiera, ni comercialmente, se aplica la máxima de Lao Tsé: “El que sabe no habla, y el que habla no sabe”.

Así, un asesor de este gobierno, que podríamos llamar folklórico por su forma de abordar temas serios como si se tratara de travesuras infantiles, dice que establecer un vínculo entre el precio del petróleo y el precio al detalle de la gasolina es como comparar nancites con jocotes. Con este asesor de economía, sin conocimientos de economía, el Estado orteguista improvisa técnicamente, ya que es una forma eficaz de ocultar lo que técnicamente sería transparente. Hay una sinergia viciosa, degenerativa para la sociedad, por la concausalidad de efectos entre el secretismo, la chapucería, la ineficiencia, la corrupción y la impunidad.

Entre el petróleo y sus derivados, como serían la gasolina y el diesel, hay un vínculo químico, es decir, un vínculo energético, y, en consecuencia, hay una transferencia de costos productivos industriales si se utiliza de insumo el petróleo, y se le incorpora un mayor valor agregado para obtener los combustibles derivados. En cambio, entre los nancites y los jocotes no hay vínculo de costos causales alguno. Aunque ambos puedan utilizarse para hacer un postre de curbazá, obviamente, con una receta orteguista secreta.

Esta falsa similitud causal, usada por el asesor orteguista, es conocida en ciencia cognitiva como argumento a símil. La premisa del asesor de marras es que la nula relación entre nancites y jocotes es similar a la que hay entre petróleo y gasolina, lo que lleva a la conclusión falsa –pretendida imprudentemente- que entre el precio del petróleo y el precio de la gasolina no hay relación posible, como no la hay entre nancites y jocotes. En esta falsa analogía, la argumentación del asesor es malintencionada ya que no existe siquiera una similitud lógica superficial entre ambas parejas de términos. Es de suponer que los aliados del COSEP, cogobernantes en este modelo chapucero de toma de decisiones, se manejen groseramente también, a este pseudo nivel técnico de nancites y jocotes. Es decir, es de esperar que compartan que la estructura de costos de los combustibles derivados, sea absolutamente secreta.

El fenómeno del cohete y la pluma

En realidad, entre el precio del petróleo y el de los combustibles derivados hay, en todos los países (salvo en aquellos que implementan políticas de subsidio, como es el caso de Estados Unidos y de Venezuela, o políticas de estabilización), una correlación directa, cuando el precio del petróleo sube. Pero, no la hay –al menos, en treinta países, entre ellos, México, Gran Bretaña, España, Francia, Italia, los países nórdicos, Costa Rica, además del nuestro- cuando éste precio baja. Esta inconsistencia viene descrita como el fenómeno del cohete y de la pluma. El precio de la gasolina sube como un cohete cuando el petróleo se encarece, pero, desciende como una pluma cuando el petróleo baja de precio. ¿Por qué el proceso no es ambivalente en estos países?
Bien. Hay un encadenamiento con el petróleo en el proceso de producción y de comercialización al detalle de la gasolina y de los derivados. Pero, en este encadenamiento el mercado de ambos productos es diferente por la diferente estructura de costos y de renta asociada a cada actividad. ¿Cuál es, entonces, la estructura de costos de la gasolina y de los combustibles derivados del petróleo en estos países que padecen el fenómeno de la pluma?


Veamos la evolución comparativa del precio de la gasolina en cada país de Centroamérica, conforme a datos del Comité de Cooperación de Hidrocarburos de Centroamérica (CCHC). El alto precio de los derivados en Costa Rica (y en los países nórdicos y similares) se debe exclusivamente al porcentaje alto de los impuestos. En Europa, los impuestos representan más del 50% del Precio de Venta al Público. En Costa Rica, este rubro representa el 30.6 % del Precio de Venta al Público (PVP), mientras en el resto de países de Centroamérica los impuestos representan en promedio el 20.92 %. Exceptuando a Costa Rica, Nicaragua presenta el precio más caro de los derivados del petróleo (salvo entre agosto de 2014 y enero de 2015, que el precio descendió, ligeramente, por debajo de el de Honduras). Ello (exclusivamente en nuestro país) no se debe a los impuestos ¿A qué se debe entonces? Lo veremos más adelante, escarbando debajo de los nancites y jocotes.

Cabe aclarar, de antemano, que el precio de la gasolina y de otros derivados se ve influido por la variación de su propia demanda, que es bastante inelástica. O sea, que aunque el precio de la gasolina suba, la demanda continúa creciendo. Este factor, de demanda inelástica, permite que los gobiernos apliquen políticas de formación de precios que no están en función de los costos marginales o de oportunidad de dichos derivados, sino, que se sustentan en consideraciones diversas, ya sea por variables políticas, o por objetivos de distribución del ingreso, o bien, para subsidiar la industrialización o, seguramente, para financiar la infraestructura vial, o por… enriquecimiento impropio (si el mercado al detalle, como el nuestro, está desregulado, y es secreto).

Finalmente, hay que explicar de forma clara el vínculo contradictorio, en nuestro país, entre el precio del petróleo y el de la gasolina y derivados.

Precio CIF de los combustibles derivados importados

Todas las refinerías en Centroamérica han cerrado operaciones debido a que se ha desplomado el margen de esta actividad económica. Hay a nivel mundial una excesiva capacidad ociosa, de 17.2 %. El período de recuperación de la inversión en una refinería supera, ahora, los 30 años y, a mediano plazo, se prevé la comercialización creciente de carros eléctricos. En 15 años, para 2030, la mitad de los vehículos serán eléctricos (con un ahorro, en el costo energético consumido por el vehículo, del 60-70 %, por el mayor rendimiento en la transformación de la electricidad en energía mecánica. Que monetariamente significa 1.85 USD/100 kms frente a 7.13 USD/100 kms del vehículo a combustión).

Nicaragua posee la única refinería de la región, con la cual, abastece el 30% de su demanda de derivados. Hay que considerar que, en dependencia de la calidad y ligereza del crudo, se requieren 2.2 barriles de petróleo para obtener 1 barril de combustible refinado. De manera, que los costos y el margen de nuestra refinería deberían competir con el precio de importación del producto derivado terminado (o debería cerrar).

Para analizar comparativamente la estructura de costos de los combustibles derivados, máxime cuando nuestro país no produce petróleo, y no se autoabastece para el suministro de combustibles derivados, debemos partir del cálculo del precio paritario de importación a la salida de la planta. Este cálculo de costos empieza con el precio FOB, incluyendo gastos, impuestos y derechos aduaneros en el puerto de origen (por ejemplo, en la Costa del Golfo de los Estados Unidos). A este valor FOB se le añade el transporte o flete hasta el puerto de destino en el país; y se le suma el costo del seguro por el petróleo embarcado, para obtener el valor CIF. Luego, se le suman las pérdidas, los derechos aduaneros de internación, los gastos de tarjeta de crédito y los costos de almacenamiento (lo que incrementa en 17-20 % el precio FOB inicial). El 70 % de nuestra demanda de derivados vienen directamente importados.

Hasta este punto, la variación del precio del combustible derivado, de un país a otro de Centroamérica, puede representar un diferencial no mayor del 6.4 %, y depende del flete, de la calidad del petróleo (de cuya ligereza depende el rendimiento del proceso de refinamiento), y de las economías de escala por el volumen importado. Nicaragua, que tiene el menor consumo (no más del 45 % del promedio de los países de la región), adquiere el petróleo, a precio CIF, solamente 2.18 % a mayor costo que el promedio centroamericano.

Sin embargo, este costo representa en Nicaragua el 59 % del Precio de Venta al Público (PVP) de la gasolina. En la región, este costo representa, en promedio, el 63.96 % del PVP. Ello significa que el resto de componentes de la estructura de costos del PVP, que corresponden a las políticas de formación de precios de cada país, son bastante más caros en Nicaragua que en el resto de la región (salvo Costa Rica). ¿Cuánto más caro? Lo veremos adelante.

Impacto de los impuestos

Luego de costo de combustible, el segundo componente del PVP son los impuestos. En Nicaragua, el impuesto total a los hidrocarburos es 14 % inferior al promedio de los impuestos de los países de la región (mientras en Costa Rica el impuesto es 46 % más caro que el promedio regional). El 76 % de nuestro impuesto corresponde al impuesto selectivo del consumo; 17.41 % es para un fondo de mantenimiento vial (FOMAV); y 6.52 % es para regulación y fiscalización de parte de INE (CRF). El total representa el 18.94 % del PVP de los derivados. Lo que produce 140 millones de dólares, de impuestos fijos (sin que importe el precio del petróleo).

Con la reducción actual del precio del petróleo, el porcentaje del impuesto fijo ha pasado del 18.94 % del PVP al 25 % del nuevo PVP. Pero, pese a ello, la reducción del precio del petróleo debería implicar una disminución real del PVP de la gasolina del 23.64 %, en cambio esta reducción es de sólo 17.73 %.


El INE obtiene USD 600 mil anuales en concepto de regulación y fiscalización del subsector de hidrocarburos. No obstante, el INE no regula ni fiscaliza el Precio de Venta al Público (PVP) ni los márgenes de comercialización, al por mayor y al detalle, de los combustibles.

El último componente de la estructura de precios de los combustibles derivados del petróleo corresponde a los márgenes comerciales. Incluye los costos de almacenamiento, de transporte a las gasolineras, y los márgenes del distribuidor mayorista y minorista. En todos los países de la región, cada uno de estos rubros es conocido. Sin embargo, al referirse a Nicaragua, la literatura especializada señala que estos datos son secretos. Allí, en ese agujero negro se encuentra el secretismo con el cual pretenden que sea imposible la comparación transparente de la formación del precio de los combustibles entre los países de la región. Sin embargo, el monto global de este componente del precio de venta es posible conocerlo, y compararlo con el monto correspondiente de los otros países.


Como se aprecia en el gráfico, este componente, el margen comercial del Precio de Venta al Público (PVP) de la gasolina, en Nicaragua era 90.68 % más elevado que en el promedio del resto de países del área. En los márgenes del distribuidor mayorista y minorista de los derivados del petróleo se encuentra la razón de que la gasolina en Nicaragua sea la más cara de la región (salvo Costa Rica).


Cuando el precio CIF del petróleo baja, el componente de esta disminución que no se traslada a una rebaja del Precio de Venta al Público, en Nicaragua se destina a incrementar aún más el margen del distribuidor mayorista y minorista del combustible. Por ello, el PVP se encuentra artificialmente más caro en un 5.9 % de lo que corresponde por la reducción del petróleo. De esta forma, el porcentaje del margen del distribuidor es, ahora, 99.87 % superior al del resto de países de Centroamérica. Este margen, adicional al excesivo margen comercial precedente, representa 40 millones de dólares extras que anualmente pasan indebidamente de nuestros bolsillos a los bolsillos del distribuidor mayorista y al detalle, por efecto de la reducción del precio del petróleo que no se traslada al PVP.

El INE, que recibe anualmente 600 mil dólares de nuestras carteras para regular los hidrocarburos, se cruza de brazos porque –según afirma- el precio del combustible no está regulado, y el distribuidor puede absorber para sí el ahorro en la tarifa petrolera que no traslada al PVP.

¿Por qué no está regulado? ¡Por los nancites y los jocotes, tal vez!

——————————
Ingeniero eléctrico


La lucha ecológica y la conciencia colectiva

Conciencia colectiva y ecología La historia del hombre tuvo un cambio evolutivo cuando nació en él la conciencia. El entendimiento ...