Una cooperativa con 150 socios que compra sólo energía renovable




30 de marzo de 2015 | Energía renovable 


Una cooperativa con 150 socios que compra sólo energía renovable La organización compra la energía que consumen sus socios en el mercado mayorista eléctrico, con certificados de garantía que avalan que proviene de fuentes 100 por ciento renovables, y el suministro de la electricidad no cambia porque se realiza usando la red eléctrica existente. Un cambio de paradigma, que empezó en Europa y sigue en La Rioja. 

Logroño. Nacida en Gerona en el 2011, la cooperativa energética Som Energía, que hoy cuenta ya con 18.808 socios y 23.153 contratos en todo el país, desembarcó en La Rioja en febrero del año siguiente gracias a un puñado de personas empeñadas en impulsar la revolución energética. Convencidas de que el actual modelo basado en combustibles fósiles es insostenible, ven inevitable que el futuro pase por la energía verde y las renovables. «Tres años después, el grupo local riojano de Som Energía lo integramos ya 150 cooperativistas», explica José Antonio Bustillo, quien trata de resumir el sencillo funcionamiento de la cooperativa con la ayuda de sus compañeros Juange Iglesias y Esteban Garrido. «Nació con el objetivo de ser una cooperativa local, pero fue interesando cada vez a más gente de fuera de Gerona y se fue abriendo. La cooperativa compra la energía que consumen sus socios en el mercado mayorista eléctrico, con certificados de garantía que avalan que proviene de fuentes 100% renovables, y el suministro de la electricidad no cambia porque se realiza usando la red eléctrica existente», sintetiza Garrido. Cualquiera puede convertirse en socio -particulares, cooperativas, empresas, asociaciones, comunidades de vecinos – sólo es necesario rellenar el formulario que se ofrece en la página web (www.somenergia.coop/es) y aportar 100 euros al capital social que la cooperativa está obligada por ley a tener. «Se trata de un único pago, no hay cuotas, y en caso de abandonar la cooperativa se reembolsa», aclara Garrido. Votación sobre las tarifas «Ésta es una cooperativa sin ánimo de lucro, es un movimiento social que apuesta por las renovables y por la participación ciudadana en la gestión de tu propia energía», concreta. «Nuestra meta es el cambio del modelo, nadie viene por el precio, aunque es cierto que pagas algo menos, pero no mucho», tercia Juange Iglesias. «Aunque básicamente los precios están marcados por unos peajes que son brutales -añade-, los socios se benefician de precios más justos, ya que no hay sobrecostes y los cooperativistas participamos en la definición de tarifas, que se ratifican en asamblea general». «En la reunión pueden estar presentes todos los socios, la mayoría a través de una conexión telemática, para votar. De hecho, este año hubo once ciudades representadas», remata Bustillo. Sin embargo, ni siquiera es necesario ser socio para acceder a un contrato de Som Energía, como explica Bustillo: «Los socios podemos ser titulares de tantos contratos como necesitemos, pero además podemos avalar otros cinco de otras personas, una posibilidad que se quiere extender también a las administraciones públicas, que podrían ser los buques insignias del cambio de modelo que reclamamos». Democratizar la energía A la espera de poder ofrecer en breve el ‘bono social‘ -«Ya hemos cumplido el tiempo mínimo como comercializadora, tres años, y estamos a punto de alcanzar el mínimo de contratos exigido, 25.000», según asevera el grupo riojano-, el gran objetivo de la cooperativa es llegar a cubrir la totalidad de la demanda de sus socios con proyectos propios, una meta aún demasiado lejana. «Hemos crecido muchísimo en socios y en contratos, pero, debido a la inseguridad jurídica del marco energético, actualmente se ha parado todo y no se han podido hacer inversiones en nuevas plantas», se lamenta Juange Iglesias, muy optimista por la existencia ya de media docena de cooperativas de este tipo en España. Sin embargo, no puede evitar cierta envidia cuando, por ejemplo, echa la vista hacia Alemania: «Los municipios están volviendo allí a ser dueños de las redes de distribución para democratizar la energía. Pero el mercado eléctrico español está pensado para cinco grandes compañías con un poderío económico importantísimo y con una venta de energía por paquetes que tritura a cualquier pequeño productor, consumidor o pequeña comercializadora», denuncia. «España es el tercer país de Europa con la energía eléctrica más cara, tras Chipre y Malta, que son islas, y pese a todo somos el único país que tiene déficit de tarifa; algo estaremos haciendo mal», remacha Garrido por su parte. «El petróleo se va a acabar y hoy ya los alemanes, con la mitad de sol que nosotros, tienen veinte veces más de energía solar. Las energías renovables son el futuro y España, además, por su clima y sus condiciones, es un país ideal para ello», concluye. «El gran problema es que cuesta mucho romper la barrera mental de salirse de lo preestablecido o de pensar que lo de siempre es lo bueno. Cualquiera cambia a menudo de compañía telefónica, pero en la energía…», zanja Bustillo.
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué es la energía hidráulica?

La lluvia ácida es una de las consecuencias de la contaminación del aire

¿Qué es energía y potencia?

Acuerdo de Cochabamba

¿Cuál es el origen de la energía solar?

La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. (Einstein)

Centrales eléctricas, turbinas y generadores.

¿ Cómo la Draga Limpiará el Río San Juan, de Nicaragua?

¿Que es un Acuífero?

Día Mundial del Reciclaje