domingo, 30 de diciembre de 2012

Balance anual de lo macro: vamos de mal en peor



Balance anual de lo macro: vamos de mal en peor
30/12/2012




La realidad mundial es compleja. Es imposible hacer un balance unitario. Voy a intentar hacer uno referente a la realidad macro y otro a la micro. Si consideramos la forma en que los dueños del poder se están enfrentando a la crisis sistémica de nuestro tipo de civilización, —organizada sobre la base de la explotación ilimitada de la naturaleza, la acumulación también ilimitada y la consecuente creación de una doble injusticia: la social con sus perversas desigualdades a nivel mundial, y la ecológica con la desestructuración de la red de la vida que garantiza nuestra subsistencia—, y si tomamos como punto de referencia la COP 18 realizada en este final de año en Doha (Qatar) sobre el calentamiento global, podemos sin exageración decir: estamos yendo de mal en peor. De continuar por este camino, vamos a encontrarnos delante, y a no tardar mucho, de un «abismo ecológico».

Hasta ahora no se han tomado las medidas necesarias para cambiar el curso de las cosas. La economía especulativa sigue floreciendo, los mercados son cada vez más competitivos —lo que equivale a decir cada vez menos regulados—, y la alarma ecológica, materializada en el calentamiento global, dejada prácticamente de lado. En Doha sólo faltó dar la extremaunción al Tratado de Kyoto. Irónicamente se dice en la primera página del documento final que nada resolvió, pues pospuso todo para 2015: «el cambio climático representa una amenaza urgente y potencialmente irreversible para las sociedades humanas y para el planeta y este problema necesita ser enfrentado con urgencia por todos los países». Y no está siendo enfrentado. Como en los tiempos de Noé, continuamos comiendo, bebiendo y recogiendo las mesas del Titanic que se hunde, escuchando todavía la música. La Casa Común está en llamas y mentimos a los otros diciendo que no lo está.

Veo dos razones para esta conclusión realista que parece pesimista. Diría con José Saramago: «no soy pesimista; la realidad es la que es pésima; yo soy realista». La primera razón tiene que ver con la premisa falsa que sustenta y alimenta la crisis: el objetivo es el crecimiento material ilimitado (aumento del PIB), realizado sobre la base de la energía fósil y con un flujo totalmente liberado de los capitales, especialmente especulativos.

Esta premisa está presente en los planes de todos los países, incluido el brasilero. La falsedad de esta premisa reside en la total falta de consideración de los límites del sistema-Tierra. Un planeta limitado no soporta un proyecto ilimitado. No tiene sostenibilidad. Es más, se evita la palabra sostenibilidad que viene de las ciencias de la vida; ella no es lineal, se organiza en redes de interdependencias de todos con todos, que mantienen funcionando todos los factores que garantizan la perpetuación de la vida y de nuestra civilización. Se prefiere hablar de desarrollo sostenible, sin darse cuenta de que se trata de un concepto contradictorio porque es lineal, siempre creciente, y supone la dominación de la naturaleza y la quiebra del equilibrio ecosistémico. Nunca se llega a ningún acuerdo sobre el clima porque los poderosos consorcios del petróleo influencian políticamente a los gobiernos y boicotean cualquier medida que les disminuya las ganancias, por eso no apoyan las energías alternativas. Sólo buscan el crecimiento anual del PIB.

Este modelo está siendo refutado por los hechos: ya no funciona ni en los países centrales, como lo muestra la crisis actual, ni en los periféricos. O se busca otro tipo de crecimiento, que es esencial para el sistema-vida, pero que debemos hacerlo respetando la capacidad de la Tierra y los ritmos de la naturaleza, o encontraremos lo innombrable.

La segunda razón es más de orden filosófico y por ella he venido luchando desde hace más de treinta años. Implica consecuencias paradigmáticas: el rescate de la inteligencia cordial o emocional para equilibrar el poderío destructor de la razón instrumental, secuestrada hace siglos por el proceso productivo acumulador. Como nos dice el filósofo francés Patrick Viveret «la razón instrumental sin la inteligencia emocional puede perfectamente llevarnos a la peor de las barbaries» (Por uma sobriedade feliz, Quarteto 2012, 41); recuérdese la remodelación de la humanidad proyectada por Himmler que culminó con la shoah, la liquidación de los gitanos y de los discapacitados.

Si no incorporamos la inteligencia emocional a la razón instrumental-analítica, nunca vamos a sentir los gritos de la Madre Tierra, el dolor de las selvas y los bosques abatidos, ni la devastación actual de la biodiversidad, del orden de casi cien mil especies por año (E.Wilson). Y junto con la sostenibilidad debe venir el cuidado, el respeto y el amor por todo lo que existe y vive. Sin esta revolución de la mente y el corazón iremos, sí, de mal en peor.

Traduccion de María José Gavito Milano, Londres.



domingo, 16 de diciembre de 2012

Los lugareños denominan"Isla de Peñas blancas" al Macizo de Peñas blancas





Cubierto casi todo el año por una permanente neblina que no deja ver su cima, el Macizo de Peñas Blancas se yergue como una gran muralla que delimita los linderos de las tierras depredadas por habitantes del Pacífico de Nicaragua, de las montañas conservadas casi vírgenes por los pueblos indígenas que habitan la gran Reserva de Biosfera de Bosawás.

El Macizo de Peñas Blancas es como una enorme plataforma rocosa, que emergió del fondo de la tierra, dejando en su cúspide una selva tropical que se mantiene virgen, por lo inaccesible de su ubicación, lo que ha permitido el desarrollo de una biodiversidad única en Nicaragua.

El macizo está ubicado entre los municipios La Dalia y Rancho Grande (Matagalpa) y El Cuá-Bocay (Jinotega). Fue declarado Reserva Natural en noviembre de 1999, con un área de 115.54 km2, para proteger sus bosques primarios y su potencial generador de agua, cuyas vertientes dan nacimiento a varios ríos de cuyas cuencas beben miles de pobladores.

Este macizo es una de las 6 áreas protegidas que forman la Reserva de Biosfera de Bosawás, donde, según los científicos, se alberga el 3.5 por ciento de la biodiversidad de todo el mundo, lo que lo convierte en una zona de mucha importancia para la vida del planeta.

La reserva es manejada por el Centro de Entendimiento con la Naturaleza (CEN), ubicado en la comarca La Pavona, donde organizan las visitas guiadas al bosque y las cascadas ubicadas al pie del macizo.

Directivos del CEN explican que este ha comprado tierras de la reserva, que estaban en manos privadas, para reforestar y regenerar los suelos dañados por las malas prácticas agrícolas que provocan daños al bosque.

Además, el CEN tiene la misión de cuidar, proteger y mejorar todas las fuentes de agua, mediante la regeneración natural de la flora, recuperando el bosque dañado y desarrollando conciencia de conservación educando a la comunidad y personas que inciden en la Reserva.

Quetzales en la cumbre

El Macizo de Peñas Blancas tiene la cumbre cubierta por un espeso manto de neblina, de donde salen riachuelos que luego de un trecho caen perpendiculares junto a los altos farallones de piedra caliza. Varias cascadas se transforman en cortinas anchas, como si fuesen de sedas blancas que se esparcen.

La selva tropical del Macizo de Peñas Blancas guarda tesoros naturales, es rica en plantas y refugia animales variados, algunos en peligro de extinción.

Abundan las aves, reptiles, insectos y mamíferos como el chancho de monte, ardilla, erizo, guardatinaja, conejo, lechuza blanca, búho con cachos, tucán, venado, chachalaca, pocoyo, pavón, colibrí, guatusa, mapache, pizote, gato ostoche y culumuco, entre otros.

También hay grandes depredadores, como el puma o león americano, tigrillo y jaguar. En la cumbre, a más de 1,600 metros de altura, existen familias de majestuosos quetzales que han hecho de esta selva su hogar.

Abundan los helechos, palmeras, bromelias y orquídeas de múltiples colores y olores, que crecen bajo árboles centenarios de matapalo, nogal, liquidámbar, roble negro, sauce, granadillo, copel, cola de pava, aguacate de monte, ceibo o guanacaste.

El Macizo de Peñas Blancas es de origen volcánico y forma parte de la Cordillera Isabelia, que cruza el país de noreste a sureste. Su altura va de 800 a 1,745 metros sobre el nivel del mar. Allí llueve todo el año y se estima que solo goza de 45 días de sol en el año. En su parte más alta, la temperatura normal oscila entre 19 y 23 grados, pero entre diciembre y enero puede bajar a 10 u 8 grados centígrados.

Las expediciones recorren los senderos por el corazón de la Reserva. Para llegar hasta el pie de la cascada principal, es preciso llevar zapatos resistentes, ropa ligera, un capote para no mojarse, agua y caramelos para recuperar energía.

A medida que uno sube, la vegetación va cambiando, la temperatura empieza a bajar y persiste el ambiente húmedo, mientras los hilos de agua se escurren entre piedras grandes cubiertas de lama y algas verdes. Existen pozas donde los animales silvestres van a beber agua.

Lo que más se escucha es el canto de pájaros y el rumor del agua al caer en las rocas. Es necesario detenerse en varios momentos de la marcha, para captar con la cámara las imágenes de algún paraje, un árbol antiguo o una mariposa de alas transparentes.

Todo el trayecto se hace bajo la sombra de los árboles. Los arroyos son frecuentes y entre más subimos, se escucha más fuerte el sonido del agua que cae.

En las peñas de El Salto existe un arcoiris permanente, que nace en la pared rocosa del farallón. Desde aquí se puede ver, en lo alto, la cascada con más de 800 metros de caída. Abajo se aprecian las montañas y colinas adyacentes.

Ofrece oxígeno

Byron Walsh, consultor ambiental, dice que el Macizo de Peñas Blancas, parte de Bosawás, es un bosque tropical que genera 37 servicios ambientales, casi el doble de lo que generan otros bosques similares en el mundo.

“Entre estos servicios está la producción de oxígeno, producción de agua, captación de gases venenosos de la atmosfera, producción de biomoléculas químicas de plantas y algas que se usan en la elaboración de medicinas, en la industria del perfume, en los postres y sorbetes, entre otros, que se elaboran con vainilla, chocolate y hasta pitahaya, frutas que vienen de los bosques tropicales. Además, y quizá una de las más importantes, la regulación del clima”, explica el especialista.

Walsh alerta sobre la posible desaparición de Bosawás, porque está amenazada por la ganadería intensiva clásica, los madereros que depredan el bosque y “una mafia” que compra y vende tierras de forma ilegal dentro de la Reserva. A eso se agrega la inmigración masiva de gente que llega motivada porque escuchan que son tierras estatales, y gratis.

“A ese nivel de depredación que lleva, en el año 2028, ya no existirá Bosawás (incluido Peñas Blancas), solo quedará un 20% de su territorio, dividido en 2 o 3 parches”, advierte Walsh.

La única solución, opina, es la aplicación del “Plan de Saneamiento de la Reserva de Biosfera de Bosawás” para sacar a todos los invasores de la zona, mediante programas que ofrezcan alternativas de vida a esas familias, planes de instituciones y la intervención del Batallón Ecológico. “Lo que hace falta es voluntad política”, asegura Walsh.

Camilo de Castro, miembro del Movimiento Ambientalista Misión Bosawás, explicó que este es un grupo de personas que trabajan en diferentes campos, con la preocupación común de conservar Bosawás, “haciendo conciencia en los jóvenes y la sociedad, de tomar acciones concretas para detener la destrucción de la Reserva”.

“Bosawás tiene especies que no existen en otros lugares, el 3.5% de la biodiversidad del mundo, plantas medicinales que podrían ser de gran valor para el futuro de Nicaragua y todo esto se está perdiendo, es importante conservar estos bosques para capturar el bióxido de carbono que está causando el cambio climático”, dice De Castro.

Añade que “es necesario trabajar con las comunidades indígenas mayangnas, que hacen un esfuerzo por conservar el bosque y necesitan apoyo para detener el avance de la frontera agrícola; además, realizar actividades para mejorar su calidad de vida y que permitan proteger y restaurar el bosque”.

De 4:00 AM a 6:00 PM todos los días salen buses del mercado de Mayoreo para Matagalpa. En Matagalpa se toma un taxi para el Barrio Guanuca. De allí salen buses para El Cuá o Bocay. En cualquiera de estos buses se debe bajar en el empalme La Manzana, 14 kilómetros antes de El Cuá, comunidad Peñas Blancas. Se camina 600 metros a mano derecha y allí está el eco albergue.Si va en vehículo propio, salga por la carretera panamericana norte, dobla a la derecha en el empalme de Sébaco, pasa por Matagalpa, siga para El Tuma-La Dalia y de allí tome el camino a El Cuá. En el km 195 busca la comunidad de Peñas Blancas y allí se encuentra el Centro de Entendimiento con la Naturaleza.

Fuente: El Nuevo Diario 

PERÚ: PETROLERA RUSA CONTAMINARÍA LAGO SAGRADO DE LOS INKAS



PERÚ: PETROLERA RUSA CONTAMINARÍA LAGO SAGRADO DE LOS INKAS


Servindi, 27 de noviembre, 2012.- Representantes de la Coordinadora Regional de Comunidades Quechua Ayamara Afectadas por minería y Petróleo (CORECOQA) y de Confederación de Comunidades Afectadas por la Minería (CONACAMI) rechazaron la intención de explorar y explotar hidrocarburos en el Lote 105 en la cuenca del lago Titicaca.



Pablo Salas, dirigente de CORECOQA


La decisión se efectuó ante el anuncio de la empresa petrolera rusa SIBOIL SA de iniciar trabajos de evaluación sísmica en tierras de las comunidades campesinas de la provincias de Puno, Huancané, Putina, Azángaro, Lampa y San Román, al sur del Perú.

SIBOIL S.A. obtuvo la concesión del lote 105 de Perupetro en diciembre de 2005 sobre un área de 4,432 km2. sin considerar el carácter de Reserva Nacional del Titicaca pues una parte de la concesión se superpone a su zona de amortiguamiento.

Las organizaciones reunidas el 20 de noviembre en Muni Chico y el 21 en Samán sostienen que la búsqueda de petróleo en dicha zona ocasionará contaminación ambiental y afectará la biodiversidad de los ríos y el lago sagrado de los abuelos Inkas.
Conflictividad en ciernes

Los representantes de las organizaciones afirman que los trabajos de evaluación para elaborar el plan de manejo ambiental para el levantamiento sísmico se pretenden realizar sin ninguna consulta a las comunidades afectadas por el proyecto, violándose así el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

La empresa ha contratado personas ajenas a las comunidades, en la zona de kankollani en Muni chico, para detectar la presencia de yacimientos petroleros en tierras de las comunidades.

Asimismo, viene provocando enfrentamiento entre comuneros en el distrito de Samán, donde las autoridades locales en actitud cómplice y sospechosa ocultaron información sobre las acciones pro petroleras a pesar de estar en su poder desde abril de 2011, cuando las comunidades solicitaron información al respecto.

Peor aún, aprovechando la humildad y desconocimiento de la población, se alienta la venta de tierras a 0.25 céntimos de sol el metro cuadrado lo que viene incubando un conflicto social maýusculo por la tenencia de la tierra, vulnerándose derechos de las comunidades.

La mayoría de la población de las comunidades potencialmente afectadas por la actividad petrolera desconoce, por completo el contexto social y jurídico del proyecto así como los impactos potenciales del mismo.
Coordinan acciones

La CORECOQA y la CONACAMI Puno vienen coordinando acciones para defender el territorio, el ambiente y los derechos de los pueblos y comunidades originarios de la región Puno y no descartan iniciar una jornada de protesta contra SIBOIL S.A. y Perú Petro.

Pablo Salas Charca, coordinador del CORECOQA invocó a las autoridades evitar mayor conflictividad social anulando este proyecto además de no ser consultado amenaza la biodiversidad, la vida y los territorios de las comunidades de Puno, y en particular el lago sagrado de los Inkas, de inmenso valor y significado para los pueblos originarios.

sábado, 8 de diciembre de 2012

ASÍ SE CERRÓ OTRA DECEPCIONANTE CUMBRE DEL CLIMA




- COP18 (Doha)



8 AÑOS MAS DE VIDA PARA EL PROTOCOLO DE KIOTO, AUNQUE SIN EL COMPROMISO DE LOS GRANDES EMISORES ...
Será el duro camino que tendremos que recorrer en la lucha contra el cambio climático.

ASÍ SE CERRÓ OTRA DECEPCIONANTE CUMBRE DEL CLIMA...
Con 24 horas de prórroga por falta de acuerdos, 
El principio de acuerdo aplaza la concreción de las nuevas ayudas para que las naciones pobres afronten el calentamiento. Kioto II solo reúne a países que suman el 15% de las e
misiones totales que calientan el clima.
Polonia ha añadido un punto de tensión a las negociaciones de la cumbre del clima de Doha (Qatar), que estuvieron a punto del colapso total la noche del viernes y que parecían concluir con un acuerdo muy débil para prorrogar hasta el año 2020 el protocolo de Kioto, que expira este mes. El país europeo consideró que el párrafo sobre el comercio de certificados de emisiones contaminantes no va lo suficientemente lejos, y bloqueó una prórroga que se daba por segura.

Los delegados de casi 200 naciones han pasado toda la noche estudiando un paquete de propuestas presentado por el anfitrión, Qatar, país miembro de la OPEP. El principio de acuerdo se estaba gestando porque las naciones que seguirán en Kioto aceptaban revisar sus metas de reducción de gases en el año 2014, mientras que las naciones en desarrollo cedían en su disputa sobre la financiación y aplazaban hasta el año 2013 sus exigencias para obtener más dinero para ayudar a afrontar los peores efectos del calentamiento.

BATALLA DIPLOMÁTICA...
Las naciones en vías desarrollo presentaron una dura batalla contra la escasa ambición demostrada por las naciones industrializadas a la hora de fijar nuevas metas para reducir o limitar sus emisiones de aquí al 2010. Su argumento es que los compromisos puestos sobre la mesa están lejos de las recomendaciones de los científicos, que solicitan planes más estrictos para hacer frente al cambio climático (aumento de temperaturas, olas de calor, tormentas, inundaciones, sequías, aumento del nivel del mar..). "Hemos estado entre la espada y la pared, entre dos opciones desagradables: aceptar un texto débil o arriesgarnos al colapso completo de las conversaciones", tendentes en última instancia a negociar un nuevo acuerdo global mundial, declaró a Reuters Alden Meyer, de la Unión de Científicos Preocupados.

MÁS VIDA A KIOTO ...
EL PROTOCOLO DE KIOTO TENDRÁ 8 AÑOS MÁS DE VIDA.
El acuerdo prevé extender el protocolo de Kioto durante ocho años. El protocolo había obligado hasta ahora a 35 naciones industrializadas a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 5,2% (de media) durante el período de 2008 a 2012 (respecto a los niveles de 1990). Kioto expira a finales de este mes, y si no prorrogaba, los gobiernos prescindirían del único acuerdo mundial para recortar las emisiones que calientan el clima, lo cual es especialmente grave dado que Rusia, Japón y Canadá se han retirado del proceso (y Estados Unidos nunca lo ratificó). Lo lamentable es que sus firmantes, encabezados por la Unión Europea y Australia, representan sólo el 15% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, pues falta "alistar" a las naciones emergentes (China, India, Brasil) que sólo han hecho promesas de frenar sus emisiones de manera voluntaria (y sin control exterior en el caso de China).

La caducidad de Kioto dejaría al mundo sin el acuerdo legalmente vinculante para hacer frente al calentamiento global, con sólo un mosaico de leyes nacionales dispersas para frenar el aumento de las emisiones de carbono.

ESPERANZAS VIVAS ...
La reunión de dos semanas de la ONU en la capital de Qatar tenía previsto terminar el viernes, pero las conversaciones se han prolongado hasta el sábado al mediodía. "Creo que este es un paquete de acuerdos en el que todos podemos sentirnos cómodos", declaró el presidente de la conferencia, Abdullah bin Hamad Al-Attiyah, al presentar la propuesta. Lo más importantes es que se mantienen vivas las esperanzas de un nuevo acuerdo global de las Naciones Unidas para luchar contra el cambio climático para el 2015 y que entrara en vigor en 2020, después del gran fracaso de Copenhague, el donde se creó el espejismo de que parecía al alcance de la mano ese nuevo convenio o protocolo mundial global. En ese acuerdo mundial global (2015) se deberán fijar metas para todos los países, incluidas las economías emergentes, lideradas por China e India, que no tienen objetivos legales vinculantes de Kioto.

El acuerdo de Qatar establece que las partes en Kioto tendrán que revisar sus objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero el año 2014, un acuerdo que persigue hacer más estrictas las metas futuras de Kioto II, lo cual es una concesión a los países en desarrollo, que deseaban que esta prórroga durara solo cinco años más (hasta el 2017), para poder seguir mientras tanto presionando a los firmantes de Kioto a establecer metas más ambiciosas.

En cuanto a las demandas de los países en desarrollo que exigían un calendario claro para aumentar la ayuda a 100.000 millones de dólares anuales para 2020, el acuerdo establece que se pospone esta decisión hasta el 2013. "En la única cosa en que los negociadores parecen estar de acuerdo es en aplazar para la próxima reunión las decisiones difíciles", dice Kumi Naidoo, director del grupo ambientalista Greenpeace. Estados Unidos, Europa y otros países desarrollados, ante la crisis económica que padecen, se han negado a establecer un calendario concreto para ir aumentando la ayuda. El documento también describe las posibles formas de satisfacer las demandas de las naciones en vías de desarrollo con un posible un nuevo mecanismo, incluidos los seguros, para ayudarles a hacer frente a las pérdidas y daños causados por los efectos del calentamiento (y sus pérdidas y daños por la subida de los niveles crecientes del mar y tormentas vinculadas al cambio climático".

Las emisiones mundiales de dióxido de carbono van a aumentar un 2,6%, principalmente por la aportación de las naciones emergentes, encabezadas por China e India.

Otro punto controvertido son los derechos de emisión. La propuesta actual permitiría a Polonia mantener el superávit de derechos que le sobraron del primer periodo del protocolo, pero organizaciones como Greenpeace temen que de ahora hasta 2020, cuando debe aprobarse un nuevo acuerdo climático global, Polonia venda esos derechos a países como Estados Unidos o China y éstos puedan así contaminar más.

(LaVanguardia)

viernes, 7 de diciembre de 2012

“La extracción de petróleo tendría efectos en la fauna marina y acabaría llegando al ser humano”





Blanca Laffon: “La extracción de petróleo tendría efectos en la fauna marina y acabaría llegando al ser humano”
Blanca Laffon es psicobióloga de la Universidad de A Coruña y la primera investigadora que realizó un estudio sobre los efectos del fuel en la salud de las personas que limpiaron las playas del chapapote del 'Prestige' en Galicia, hace diez años.
Saúl García 
[Viernes, 7 de diciembre de 2012] [11.20]

Esta semana ha dado dos conferencias en Lanzarote y Fuerteventura para dar a conocer su estudio y asegura que la extracción de petróleo en aguas próximas a Canarias tendría efectos en la fauna marina y acabaría llegando al ser humano.

Señala que la extracción vierte al agua metales pesados e hidrocarburos pesados que contaminarían y por tanto afectaría a la cadena trófica y al ser humano, al ser el último escalón, “si no lo detectan primero los controles sanitarios”.

También asegura, respecto a los efectos sobre el agua en caso de un vertido de fuel, que el problema sería mayor en Canarias que en Galicia, porque aquí se usa el agua del mar para desalarla y beber, aunque la magnitud del problema dependería de las corrientes marinas y los movimientos. “El Prestige fue en invierno donde hay corrientes fuertes y oleajes y eso ayudó a limpiar las costas, y en Canarias no lo sé”, señala.

El estudio que realizó Laffon consistió en recoger muestras de voluntarios que estuvieron trabajando durante poco tiempo limpiando playas y compararlas con otros que estuvieron expuestos durante meses al fuel.

El resultado es que había un incremento en el daño en el ADN de los que estuvieron en el periodo más largo, pero no había daño en los otros. Siete años después se examinó de nuevo a esas personas y se comprobó que el riesgo había vuelto a un valor normal.

La Universidad de A Coruña fue pionera en este tipo de investigaciones. De hecho, “no hay estudios sobre los efectos de la salud de los trabajadores de la industria petrolera —según Laffon—, tan sólo algunos sobre los trabajadores de las refinerías, pero no de los que trabajan en plataformas petrolíferas”.

“Nadie había estudiado los efectos de la salud de vertidos de petróleo, fue una sorpresa ver que no había estudios de este tipo y los que había estaban centrados en daños a corto plazo”, asegura.

“La investigación —destaca—es muy cara” y para la suya tuvieron poco apoyo institucional. “La sacamos adelante por cabezonería y porque nos parecía importante porque en Galicia hay un accidente cada diez años, como media”. No tuvieron apoyo de la industria petrolera, y tras la publicación del estudio tampoco se pusieron en contacto con la Universidad.

Laffon dice, respecto al encargo a la Universidad de Las Palmas por parte de Repsol para hacer el estudio de impacto ambiental de las prospecciones, que “eso no quiere decir que se haya vendido”. “La Universidad es imparcial y nos pagan por dar clase, no por investigar, que es una actividad accesoria que no compensa la dedicación a la investigación; nadie nos fuerza a sacar unos determinados resultados”.


La lucha ecológica y la conciencia colectiva

Conciencia colectiva y ecología La historia del hombre tuvo un cambio evolutivo cuando nació en él la conciencia. El entendimiento ...