LA CONTAMINACION ELECTROMAGNETICA





LA CONTAMINACION ELECTROMAGNETICA




La ciencia occidental esta comprobando actualmente el efecto que tienen para la salud y la energía humana los campos electromagnéticos y la radiación de microondas, ya sean naturales y anormales. Las implicaciones de este efecto en los estilos de vida moderno son enormes.
En primer lugar echemos un vistazo a los efectos de las alteraciones naturales del campo electromagnético de la Tierra; las tempestades magnéticas causadas por erupciones solares. Se sabe que estas erupciones solares causan apagones de luz, cortes en la comunicación telefónica y perturbaciones en las transmisiones de radio y televisión. El doctor Robert Becker ha comprobado que las fuertes tempestades magnéticas siempre coinciden con un significativo aumento de ingresos en los hospitales mentales y con estallidos de comportamiento anormales en los pacientes ya hospitalizados en dichos establecimientos. Seria interesante ver que tipo de influencia tienen las tormentas magnéticas en las reuniones cumbres, las campañas políticas y otras actividades que determinan el curso de los acontecimientos humanos.
El curso mismo de la evolución podría haber cambiado a causa de las inversiones periódicas de los polos magnéticos norte y sur de la Tierra. Esto ocurrió, por ejemplo, durante el periodo cretáceo, coincidiendo con la desaparición de los dinosaurios. Los cambios completos de la polaridad de la Tierra ocurren tres o cuatro veces cada millón de años. Pero esta realidad es anterior al advenimiento de los campos magnéticos artificiales, de manera, que no se puede pronosticar con exactitud cuando va a ocurrir el siguiente.
Desde que el ser humano aprendió a obtener fuerza eléctrica, hemos generado enormes redes de campos electromagnéticos a todo lo ancho y largo del planeta, fuerzas más que potentes para anular el pulso suave y subsónico de la Tierra. Las frecuencias a que operan los sistemas de electricidad, las señales de radio y televisión y las transmisiones de microondas no existen en la naturaleza y pueden producir graves perturbaciones en los sistemas energéticos humanos, que a su vez pueden dar origen a problemas de salud física y mental.
Tomemos por ejemplo Vernon pequeña ciudad de 25.000 habitantes de Nueva Jersey, que ocupa el quinto lugar en Estados Unidos en el numero de transmisores de microondas. En esta ciudad, la cifra de casos de síndrome de Down es de 1.000 por ciento respecto al promedio nacional; el síndrome de Down es un defecto de nacimiento causado por un daño genético en el feto y/o los padres. Otros estudios han encontrado este defecto de nacimientos en niños cuyos padres eran militares u operadores de radar. Bien podemos imaginarnos la resistencia de las autoridades gubernamentales a reconocer las pruebas científicamente establecidas, porque eso les significaría demostrar la mayoría de las enormes estaciones de radar y otros transmisores de microondas de los cuales depende su poderío militar. También desencadenaría un alud de pleitos contra el gobierno por tolerar este grave peligro para la salud pública.
Los tumores cerebrales y otros tipos de cáncer también se han relacionado con las frecuencias anormales producidas por el radar y otros transmisores de microondas, entre otros los teléfonos celulares. El doctor Robert Becker, una de las principales autoridades de Estados Unidos en el tema de la contaminación electromagnética, dice en su libro Cross Currents (corrientes cruzadas):
Los datos científicos obtenidos hasta la fecha indican que las microondas tienen importantes efectos biológicos a niveles de potencia muy inferiores a los necesarios a calentar (por ejemplo, los hornos de microondas) La mayoría de estos efectos producen estados morbosos, principalmente cáncer y defectos genéticos, en aquellas personas expuestas a ellas y en sus hijos no expuestos. (…) El riesgo nace del hecho de que la exposición a las microondas, como a cualquier campo electromagnético anormal, produce estrés, una disminución en la capacidad en el sistema inmunitario, y cambios en el aparato genético. De modo pues, que los niveles de exposición que el gobierno dice que son seguros, en realidad no son seguros en absoluto.
Cualquiera que tenga en su casa un horno de microondas o un teléfono celular pone en peligro la salud de toda la familia, incluso peligro de daño fetal. ¿Vale realmente la pena tener un confort? 
Los cables y transformadores eléctricos normales operan a 60 Hz en Estados Unidos ya 50 Hz en Europa. En 1980, la Comisión de Servicio Publico del estado de New York en cargo al doctor David Savitz que realizara un concienzudo estudio de los efectos del campo emitido por los cables eléctricos normales en las personas que vivían cerca de ellos. Cinco años y 500.000 dolares mas tarde, el doctor Savitz llego a la conclusión de que al menos un 20 por ciento de canceres en niños en las zonas estudiadas, están producidos por la exposición de los campos magnéticos, solo de 3 miligauss, de los cables eléctricos. El estudio demostró que esos campos no solo favorecen el cáncer sino que también inhiben la producción de neurohormonas vitales en el cerebro, dando origen a graves trastornos en el comportamiento y la capacidad de aprendizaje. El campo magnético generado en radio de 15 metros alrededor de los cables eléctricos estándar en Estados Unidos es de 100 miligauss lo cual es mas de 30 veces la magnitud de 3 miligauss que el estudio del doctor Savitz relaciono con el cáncer y los daños cerebrales.
Molesta por los resultados de su propio estudio, la Comisión de Servicio Publico desestimo sus conclusiones y con toda prontitud declaro seguro un campo electromagnético de 100 miligauss, alegando que el público ya había aceptado ese riesgo para la salud. Evidentemente el público no ha sido informado jamás de ese riesgo.
La doctora Marjorie Speers, del Departamento de Medicina Preventiva de la Facultad Medica de la Universidad de Texas de Galveston, informo en 1988 de los resultados de un estudio de los tumores cerebrales en personas cuyos trabajos las exponían a un campo electromagnético de 50 Hz. El número de casos de tumores cerebrales entre estos trabajadores eran 13 veces superior al del grupo de control formado por personas no expuestas. En su libro Cross Currents, el doctor Becker escribe: 
En estos momentos las pruebas científicas son absolutamente concluyente: los campos magnéticos de 60Hz inducen a las células cancerosas humanas a aumentar permanentemente su velocidad de crecimiento en un 1.600 por ciento y a desarrollar características aun más malignas.
Estos y otros estudios demuestran que los campos magnéticos generados por los cables y transformadores eléctricos, así como la radiación de microondas, dañan principalmente dos tipos de tejidos: el tejido cerebral y los tejidos de crecimiento rápido, como son los de los fetos, los niños pequeños y los tumores cancerosos. El tejido del cerebro y los tejidos de crecimiento rápido son dos tipos de tejido humano que normalmente despliegan la mayor actividad eléctrica. Esto coincide con el punto de vista tradicional taoista, según el cual los niños tienen auras de energía mucho mas activas que las de los adultos y clasifica el cerebro como el principal centro de la energía electromagnética refinada asociada con la Verdadera Energía Humana.
En junio de 1989 la revista Nueva Yorker publico un artículo en tres partes sobre los riegos para la salud de la exposición a los cables eléctricos y a los terminales de ordenador, basados en varios estudios científicos exhaustivos. En estos estudios se descubrió que la leucemia y otros tipos de cáncer en niños están estrechamente relacionados con la exposición a los campos generados por la electricidad, y entre las mujeres embarazadas que trabajan con ordenadores se da un número significativamente mas elevado de abortos espontáneos. Si usted o sus hijos duermen en habitaciones a una distancia de 15-30 metros de cables o transformadores de alta tensión, le iría muy bien cambiar de habitación o trasladarse a otro lugar si es necesario. Lo mismo vale para los lugares de trabajo, de recreo y otras actividades. 
Un numero creciente de personas cuyo trabajos las exponen a campos electromagnéticos artificiales, como es el caso de las industrias informática y electrónicas del Silicon Valley en California, han acusado toda la gama de síntomas asociados con el síndrome de inmunodeficiencia, que son entre otros, cansancio crónico, hipersensibilidad, alergias, dolores de cabeza, depresión crónica, y los inevitables ´´síntomas de gripe´´ que lo abarcan todo. La afirmación de que el VIH causa el sida se basa en la observación, a través de los cultivos de laboratorio de que el virus mata o debilita la función de las células T. Recientemente, el doctor Daniel Lyle, del Hospital de Veteranos de Loma Linda, California, realizo un cultivo de células T en el laboratorio y las expuso en un campo eléctrico de 60Hz (similar al de los cables eléctricos públicos normales) durante 48 horas. Informo de un importante debilitamiento de la capacidad de las células T para combatir células extrañas y microbios. Esto implica a los campos electromagnéticos como factores causales de sida; sin embargo actualmente toda la población esta expuesta constante a electromagnetismo inmunosupresor en casas, oficinas y escuelas, como también en los hospitales y clínicas. En realidad, uno de los más peligrosos de todos los medio ambientes es el del moderno quirófano, con todos sus diversos aparatos electrónicos y de microondas.
Además del índice creciente del síndrome de Down, el síndrome de muerte súbita del bebe también ha experimentado un aumento en todo el mundo industrialmente desarrollado. Ya se ha comprobado que los campos electromagnéticos anormales tienen un efecto inmunosupresor en la glándula pineal que secreta la melatonina y otras substancias neuroquímicas.
Estudios resientes han revelado que los bebes victimas del síndrome de muerte súbita tienen en el plasma cerebral niveles significativamente mas bajos de melatonina que los bebes normales, de manera que es lógico concluir que la carencia de melatonina esta asociada con el síndrome de muerte súbita y que algún factor medioambiental inhibe la secreción de melatonina en estos bebes victimas. En Gran Bretaña, la doctora Cornelia O´Leary, del Real Colegio de Cirujanos, informo de ocho casos de muerte súbita de bebe durante un fin de semana en una zona que estaba dentro de un radio de 11 km de una base militar de alta seguridad donde ese fin de semana se estaba probando un nuevo sistema de radar. En efecto las instalaciones militares de radar han estado implicadas una y otra vez en brotes inexplicables de cáncer, defectos de nacimiento y enfermedades autoinmunes en personas por lo demás sanas que vivían en sus cercanías, pero, como es de esperar, las autoridades gubernamentales ponen como excusa la ´´seguridad nacional´´ para no reconocer ni investigar estos problemas. ¿De que sirven las complejas instalaciones de defensa construidas contra supuestas amenazas del exterior si matan e incapacitan a sus propios hijos?
A las instituciones medicas les gusta hablar de una pequeña reducción en el índice de mortalidad referido a unos cuantos tipos ce cáncer, para probar que ´´le están ganando la guerra al cáncer´´. De hecho últimamente ha sido tan rápido el aumento de numero de casos y del índice de mortalidad de otros canceres, antes muy pocos frecuentes, como el cáncer de cerebro, de columna y de colon, que la incidencia e índice de mortalidad de todos los canceres ha aumentado significativamente. Otro cáncer antes excepcional cuya incidencia ha aumentado en los Estados Unidos en un enorme 80 por ciento entre 1973 y 1980 es el cáncer de piel, melanoma.
Normalmente se arguye como causa la merma de la capa de ozono. Sin embargo un sector donde la incidencia de melanoma es cuatro veces superior a la del ya creciente promedio nacional, es entre el personal del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore de California. Este instituto esta muy involucrado en la producción de sistemas de armas nuevas y exóticas que emplean campos magnéticos de alta intensidad y microondas de alta frecuencia.
Estudios realizados en Suecia y Gran Bretaña han observado un importante aumento de los casos de suicidios entre jóvenes que viven y van a la escuela cerca de cables de alta tensión o estaciones de radar. La depresión maniaca y el suicidio suelen estar relacionados con bajos niveles de serotonina, también secretada por la glándula pineal. Las estadísticas demuestran que entre 1950 y 1977, el número de suicidios entre jóvenes de 15 a 19 años se multiplico por cuatro en los chicos y por dos en las chicas. Este periodo de tiempo coincide con un aumento multiplicado con la exposición de los niños a los televisores, electrodomésticos, juguetes electrónicos, luces fluorescentes, cables eléctricos, etcétera.
Daniel Reid
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué es la energía hidráulica?

La lluvia ácida es una de las consecuencias de la contaminación del aire

¿Qué es energía y potencia?

¿Cuál es el origen de la energía solar?

Acuerdo de Cochabamba

La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. (Einstein)

Centrales eléctricas, turbinas y generadores.

¿ Cómo la Draga Limpiará el Río San Juan, de Nicaragua?

¿Que es un Acuífero?

Día Mundial del Reciclaje