¿Realmente un cambio de matriz energética, puede ser en sí misma revolucionaria? ¿Cómo y quiénes están conduciendo esa “revolución” energética?


Por :  Carlos A Lucas

Un artículo de Tim Rogers para The Cristhian Science Monitor del 7 de febrero de 2012 se tituló, en español: “La próxima ‘revolución’ para Nicaragua: la independencia energética” y ha estado teniendo una amplia difusión en medios ligados al gobierno.

¿Realmente un cambio de matriz energética, puede ser en sí misma revolucionaria? ¿Cómo y quiénes están conduciendo esa “revolución” energética?


Los apagones de la “Nueva era” que no era nueva

Plantas venezolanas de bunker

Todos recordamos la tortura que significaban los absurdos (por la falta de respuestas y los intríngulis relacionados de la política criolla) de los apagones eléctricos en el gobierno de Bolaños. Y nadie puede dejar de aplaudir el hecho concreto que la alianza Ortega-Chávez, suspendió esa nociva inoperancia, logrando ampliar la capacidad generadora en 343 Megavatios (MW ). Bueno, aun cuando se haya hecho y se siga haciendo, a costa de seguir quemando derivados del petróleo para obtener la mayor parte de los casi 600 Megavatios que demanda Nicaragua.
Es ésta una matriz energética que incrementa la dependencia del país a las importaciones de petróleo y derivados. Esta dependencia no es crítica y criticable solamente por el impacto ambiental que genera en toda su cadena y en las mismas ciudades, sino por generar una alta dependencia política a las fuentes y por la no menos alta dependencia de los ciclos económicos internos, a las fluctuaciones de precios internacionales del petróleo y sus derivados.
La economía nacional deja de responder así a sus propias leyes internas y se convierte en una economía esencialmente reactiva a las fluctuaciones de los precios internacionales del petróleo.
La ironía es que Nicaragua abunda en potenciales energéticos propios: con una pronunciada actividad volcánica a lo largo de la cadena de Los Maribios, que corre paralela al Oceáno Pacífico, con las fuerzas del viento que corre libre desde el océano a través de los grandes espejos de agua de sus grandes lagos y con abundantes-aunque cada vez menos-caudales de agua que caen desde zonas altas a otras más bajas, tiene posibilidades de desarrollar sus propias fuentes alternativas de energía y de hecho, lo ha estado haciendo especialmente desde los años 60-70.
Energía de la tierra


La cadena volcánica de los Maribios, según estimaciones, puede generar 1,500 MW, distribuidos en 12 áreas o puntos de extracción de energía de vapor. Sin embargo, Nicaragua no ha “carburado” proyectos geotérmicos más allá de los estudiados e incluso puestos en marcha desde los años 60-70 por la dictadura somocista .

Proyecto Momotombo: Ëste es el más viejo punto de aprovechamiento geotérmico; está bajo concesión (2002), de la empresa privada Ormat (Nevada, Estados Unidos), que está produciendo 28 MW y vendiéndolos a las empresas distribuidoras concesionarias Disnorte y Dissur, antiguas filiales de la empresa española Unión Fenosa, adquirida a su vez, por Gas Natural , también española.

Ormat tiene también, proyectos geotérmicos en Zunil (24 MW) y Amatitlan (20 MW) en Guatemala y en Miravalle, Costa Rica (18.1 MW), además de México y Estados Unidos.


Planta geotérmica San Jacinto Tizate fue valorada en su potencial geotérmico desde 1969-1971, por prospecciones realizadas por AID con apoyo de la Texas Instruments Inc. Fue inicialmente puesta en marcha por empresas estatales de la antigua URSS en los años 80. Concesionada sucesivamente a empresas italianas e incluso israelíes, antes de la llegada de la actual concesionaria Polaris Energy Nicaragua, produce actualmente 36 megavatios de energía geotérmica.

Polaris, con una concesión por 25 años, es una filial de Ram Power Inc., empresa con sede en Reno, Nevada, EEUU. El conocido economista y ex ministro del gobierno de Enrique Bolaños, el Dr. Mario Arana, figura en el Board of Directors de Ram Power.

El grueso de la inversión de Ram Power en Nicaragua se ha hecho con financiamiento del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y de IFC, corporación financiera del Banco Mundial, que ha aportado USD42 millones para su segunda fase de 36 MW adicionales. Esta empresa, que tiene concesionados 40 km2 para sus negocios, estima que para diciembre 2012 estaría generando los 72 MW, lista para vendérselos al gobierno de Nicaragua, a través de las ya conocidas empresas españolas Disnorte y Dissur.
Ram Power, que estima obtener entre USD 8-10 millones de dólares anuales de utilidades libres de impuestos, maneja otra concesión de 100 km2, cubriendo el potencial del complejo volcánico Casita-San Cristóbal, de unos 140 MW, a través de otra subsidiaria, la “Cerro Colorado Power, S.A.”.


Pregunta: La energía geotérmica, que definitivamente tiene cierto peso sustitutorio y puede llegar a incrementarse, alterando la matriz energética dependiente del petróleo y sus derivados, asegura realmente un salto revolucionario cuando está prácticamente en manos de capital inversionista extranjero, o de politicos-empresarios criollos, en concesiones, de 30 años y no significa como se alega, un potencial de baja de tarifas y de independencia energética como país?







Energía del viento

Nicaragua ya ha adquirido visibilidad mundial por sus avances en las inversiones para el aprovechamiento de la energía del viento. En el departamento de Rivas, istmo entre el océano Pacífico y el lago de Nicaragua, se sitúan los principales proyectos de energía eólica.

El Parque eólico del Consorcio Amayo: Con una inversión (2008) de USD95 millones (financiados principalmente por el BCIE, así como por la Netherlands Development Finance Company) ya genera 40 MW y con la ampliación a una segunda fase (USD25 millones) este 2012, se duplicará.
El consorcio Amayo se conformó por cuatro compañías: Ashmore Energy International (AEI, con sede en Texas, EEUU)[1]; Arctas Capital Group LP (Houston, EEUU); la guatemalteca Centrans Energy Services y la nicaragüense-española Empresa Eólica de Nicaragua ( ENISA), un brazo cedido en su momento, por Unión Fenosa para esta operación, conectado al grupo Iberdrola de España. Arctas, en 2010, vendió su parte a AEI[2], con lo que ésta tiene el 47.5%, Centras Energy otro 47.5% y ENISA el 5% del capital accionario.
El consorcio Amayo obtuvo en 2006 su concesión para 30 años de aprovechamiento. Sus instalaciones están en 20 hectáreas arrendadas a las familias Barrios y McGregor, ubicadas entre El Limón y Mérida, en el kilómetro 129 de la carretera hacia Peñas Blancas, Rivas.

Blue Power&Energy, S.A., se conformó como una empresa nicaragüense, con accionistas extranjeros, probablemente costarricenses. Adelanta un proyecto adicional en la Fe-San Martin, en La Virgen, Rivas, con 39.6 MW en perspectiva, con 22 torres aerogeneradoras y una inversión de USD112 millones. De éstos, ya han sido desembolsados USD80 millones (en julio 2011) por el Banco Internacional de Costa Rica, S.A. (BICSA) y la Corporación Interamericana de Inversiones (CII) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Hasta aquí todo parecería “normal”, con la observación que el BICSA de Costa Rica tiene solamente dos accionistas sui generis: al Banco de Costa Rica (51%) y al Banco Nacional de Costa Rica, ambos bancos estatales de ese país.

El General retirado Joaquín Cuadra L, firma el contrato de préstamo por USD 80 millones a nombre de Blue Power Energy. Observan delegados del Banco Internacional de Costa Rica.

El representante legal de Blue Power es el General retirado y ex jefe del Ejército Popular Sandinista, Joaquin Cuadra L., también ex miembro de la Dirección Nacional del FSLN.

La empresa Eolo (México, Carlos Peralta de IUSA[3]) se sumó a la fiebre eólica nicaragüense; su relación con el General Humberto Ortega ha sido mencionada en reportajes periodísticos, especialmente porque el gobierno obligó al grupo Amayo (EEUU) a ceder acceso a las líneas de distribución ya en uso. Eolo está instalada entre Rivas y Peñas Blancas y hará las primeras pruebas de sus 22 torres en noviembre del 2012 (44 MW), con una inversión de unos USD100 millones. IUSA, con 73 años de fundada, emplea a 9 mil trabajadores en la producción de equipo eléctrico en México; posee una planta de manufactura en Pennsylvania, EEUU. y factura unos 2 mil 200 millones de dólares. La gran innovación de este grupo es la reciente (abril 2012) fabricación de 6 millones de medidores eléctricos llamados de “autogestión”: Usted prepaga lo que va a consumir, lo consume y se corta el fluido si no vuelve a “recargar”, autogestionariamente, con otro prepago. IUSA está planeando poder hacer lo mismo con los medidores de agua en ciertos estados de México.

También a estos nuevos vientos nicaragüenses, se está sumando la empresa AlbaEolo, del grupo Albanisa, que va tras 40 MW para 2013.

Como parte de los estudios y prospecciones eólicas realizados en Nicaragua, además del istmo de Rivas, se han identificado potenciales puntos de aprovechamiento de la velocidad de los vientos en Corn Island, El Crucero, Puerto Cabezas, Pearl Lagoon (Laguna de Perlas), Esteli, Managua, Ometepe. En El Crucero (Managua), según anuncia la empresa ENCO Centroamérica, ha mostrado interés una empresa italiana que ha estimado un potencial de entre 40-60 MW, en este sitio, donde el viento es famoso por arrancar techos, mantener enanos los árboles y hasta destrozar paredes[4].

ENCO CENTROAMERICA, fundada en Nicaragua en 2004, a su vez, es un consorcio suizo- nicaragüense afiliado a ENCO Gmbh , con sede en Budendorf, Suiza, con más de 50 años en el desarrollo de energías alternativas[5]. ENCO de Centroamérica oferta su producción del primer mapa de vientos en Nicaragua. (Ver: Ubicación general del potencial eólico de Nicaragua).

Pregunta: Con estos vientos, donde se cuadricula Nicaragua (ya comentó algo parecido el economista nicaraguense Adolfo Acevedo V. sobre las concesiones mineras) y donde en esos “cuadritos”, se reparte su potencial de recursos y de riquezas sin ninguna opción nacional-estatal, ¿se podrá hablar de una revolución de la matriz energética a favor del país y sus mayorías? Un esquema donde empresas usaamericanas, canadienses, políticos criollos devenidos en empresarios, ex generales, ex miembros de la dirección nacional del FSLN, presidentes de las cámaras de comercio, se reparten con la cuchara grande concesiones tras concesiones? A quien beneficia entonces esta “revolución energética?



ENLACE FUENTE
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué es la energía hidráulica?

La lluvia ácida es una de las consecuencias de la contaminación del aire

¿Qué es energía y potencia?

Acuerdo de Cochabamba

¿Cuál es el origen de la energía solar?

La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. (Einstein)

Centrales eléctricas, turbinas y generadores.

¿ Cómo la Draga Limpiará el Río San Juan, de Nicaragua?

¿Que es un Acuífero?

Día Mundial del Reciclaje