Proyecciones sobre energías renovables en Nicaragua

San Jacinto Tizate




Se espera que el cambio gradual que experimentará la matriz energética en el país en los próximos dos años, “abra el camino” para que los precios de la energía que se comercializa a nivel nacional se estabilicen, y la tarifa final que se cobra a los usuarios se reduzca significativamente.

También se espera que haya una reducción del consumo de combustibles usados para la generación térmica, lo que dejará ahorros en los costos de la factura petrolera, calculados en más de 100 millones de dólares, según empresas del sector energético.

Datos de las principales generadoras del país y del Ministerio de Energía y Minas MEM, revelan que solo en consumo de barriles de petróleo por año, Nicaragua dejará de importar más de un millón 300 mil barriles por año, una vez que entren a operar los primeros tres proyectos de producción energética renovable, como el geotérmico San Jacinto-Tizate, y los eólicos Santa Fe, de Blue Power & Energy, y el de Eolo de Nicaragua S.A., que están siendo desarrollados por las empresas privadas.

Estas inversiones representan más de 600 millones de dólares en el país en tan solo tres años, según explicaron directivos de estas empresas que desarrollan estos proyectos.

Impacto del 15%

David Castillo, Presidente del Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, manifestó que cálculos de la institución apuntan a que en los próximos cinco años la tarifa podría reducirse en un 15%, lo que consideró muy positivo, tomando en consideración que el país en la actualidad depende de plantas generadoras alimentadas de combustibles, y el costo del barril de petróleo en el mercado internacional está proyectado a mantenerse entre los US$90 y US$100.

Castillo aseguró que a nivel macroeconómico, este cambio también tiene impactos positivos para el país, porque incide en el crecimiento interno y en el ahorro de divisas, es decir, que ayudará a “sanear” la balanza comercial.

“Es indudable que la transformación de la matriz de generación impactará positivamente en el país, sobre todo en lo referido a costo de tarifas. Frente al pronóstico casi unánime de todos los expertos, que ponen un petróleo a precios iguales o superiores a los US$90 por barril, esto es significativo, porque en los próximos cinco años deberá reducirse en el sistema de tarifas en al menos 15%, en la medida en que aumente o disminuya el precio del petróleo”, aseguró.

El funcionario destacó que también habrá beneficios positivos en materia de medio ambiente, que en un futuro posicionarían al país en un lugar preferencial para la evaluación del desarrollo sostenible.

En cuanto a “la integración regional eléctrica, nuestra posición geográfica nos da ventajas y nos favorece, porque ayudaría a elevar la capacidad de exportación de energía limpia a precios muy competitivos en la región. A lo interno del país, la agroindustria se beneficiará, porque estos proyectos vienen de la mano con la expansión de las redes de transmisión, favoreciendo las condiciones para el desarrollo de la electrificación rural”, agregó.

Tres millones de barriles de búnker menos

Nicaragua importa por año 10 millones de barriles de petróleo, de los cuales tres millones y medio de barriles son para la generación energética (fuel oil o búnker).

Emilio Rappaccioli, Ministro de Energía y Minas, explicó que el plan de expansión de la matriz energética y la entrada de los proyectos de generación renovable, ayudarán a reducir las importaciones de crudo en el país.

Rappaccioli señaló que según las estimaciones del MEM, para finales de 2016, la matriz de generación térmica a base de combustibles, pasará de un 65 a un 8%. “Con la reducción en el consumo de búnker, el país reduciría sus importaciones de petróleo a 7 millones por año”, destacó.

Potencial de 650 megavatios

El ministro indicó que los principales proyectos de generación que estarían entrando en los siguientes años, serán el geotérmico de San Jacinto-Tizate, que producirá 72 y 80 megavatios combinados entre los eólicos de Blue Power Energía y Eolo de Nicaragua.

Explicó que para finales de 2014 irán entrando los hidroeléctricos como Tumarín, de 250 megavatios, y una inversión de US$1,110 millones; Larreynaga, que construye la Empresa Nicaragüense de Electricidad ENEL, de 17 megavatios; Hidropantasma, de inversión privada y que producirá 12 megavatios, y otro eólico de 40 megavatios que desarrollará la empresa ALBAeólico, del grupo Alba de Nicaragua, Albanisa.

“Hay otros geotérmicos como Casitas-San Cristóbal, Hoyo-Monte Galán, y Managua-Chiltepe que están en estudios. Sumado todo este potencial, en seis años serían 650 megavatios de potencia de energía renovable que tendrá a disposición el país. En materia de inversiones, se reflejarán US$240 millones, lo que ayudará a romper la dependencia de los hidrocarburos, que en los últimos años ha disparado los costos de generación en el país”, añadió el funcionario.

La oferta inmediata

San Jacinto-Tizate iniciará operaciones a finales de este año, aportando los primeros 36 megavatios de potencia en su primera etapa. La segunda fase, de 36 megavatios más, entrará en operaciones a mediados de 2012. La inversión total del proyecto se acerca a los US$400 millones.

Antonio Rodríguez, Gerente General de la Planta San Jacinto-Tizate, explicó recientemente que todo el proyecto tiene al menos 17 pozos para producción de vapor y reinyección de agua, que serán usados para la producción energética. “A mediados de octubre de este año iniciamos pruebas de generación, y en diciembre se estará inyectando electricidad a la red eléctrica nacional”, confirmó.

Rodríguez afirmó que la planta contará con una nueva subestación eléctrica, con capacidad para operar los 72 megavatios. “Nicaragua figura a nivel mundial por invertir en geotermia. Estamos hablando de que solo dos proyectos por año se ejecutan en el mundo”, expresó.

La entrada en operaciones de la primera fase de San Jacinto Tizate permitirá operar con un costo promedio de generación de US$92, según los contratos de compra-venta firmados con las distribuidoras Disnorte-Dissur, del grupo Gas Natural.
Garantía para estabilizar precios
José Ley Lau, directivo de la empresa Blue Power, destacó que los proyectos renovables ofrecen una sólida garantía para lograr estabilidad de los precios de la energía.
“No sabemos hasta dónde pueden llegar los precios de los combustibles, que mantienen una tendencia hacia el alza, y eso te dispara los costos de generación. En julio de 2008, el barril de búnker estaba en US$48 y ahora se mantiene en US$90. La energía renovable brinda precios estables que se ajustan solo para compensar inflación”, agregó.

Lau destacó lo positivo en las reducciones de gases de efecto invernadero, donde se reducen los niveles de emisiones de CO2 por año. “Por cada megavatio hora de generación térmica que se deja de producir, se dejan de emitir, aproximadamente, 0.7 toneladas de Dióxido de Carbono en la atmósfera”, aseguró.

“Nosotros generaremos 145 millones de kilovatios renovables hora por año. Nicaragua produce 16 kilovatios horas con cada galón de fuel oil, y ahorraremos 200,000 barriles, US$20 millones anuales”, destacó.

El costo promedio de cada megavatio, generado en este parque eólico fue fijado en US$104.5, y aumentará un promedio del 3% en los primeros 12 años.

Estadísticas del Centro Nacional de Despacho de Carga, CNDC, revelaron que el precio promedio de generación en la última semana de septiembre se mantuvo en US$175 el megavatio, producido con una matriz energética mixta.

Datos de Disnorte-Dissur revelaron que el precio promedio de compra se disparó entre los US$190 y US$201 en este mes, por poco aporte de generación renovable.

Usuarios primeros beneficiados

Jorge Rooseess, dirigente de la Red Nacional de Defensa al Consumidor, RNDC, dijo que estos cambios en la matriz de generación deberán traer beneficios a los consumidores, al país y al medio ambiente.

“Se supone que al producir energía con plantas que usan sistemas renovables, la energía debe abaratarse y beneficiar a los consumidores. Este beneficio que deberíamos recibir será en el mediano plazo, porque en Nicaragua se continúan implementando los famosos Contratos por Potencia Instalada, que significan un costo adicional en el precio de la energía”, indicó.

Marvin Pomares, representante del Instituto Nacional de Defensa de los consumidores, Indec, opinó que todo cambio que tenga la matriz energética, que sustituya la producción térmica por renovable, es positivo para el país y para los consumidores, siempre y cuando la tarifa final baje.

“Son tres proyectos renovables los que entrarán a operar en estos dos años, pero el INE debe asegurarse de que las empresas generadoras establezcan precios baratos. El beneficio debe ser directo a los consumidores, y se deberá reflejar en reducción de facturas de consumo. Creemos que en la medida que haya más oferta renovable, el costo de la energía bajará en el país”, enfatizó.
END




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Cálculo eléctrico

Para Realizar cálculos de Voltaje, Intensidad, Resistencia y Potencia Activa, llene solamente Dos Campos, ok
voltaje E ó V voltios V
intensidad I  amperios A
resistencia R  ohms Ω
potencia P  watios W
Facebook Twitter RSS