¿Qué es energía y potencia?











¿Qué es energía y potencia?


Energía y Potencia:



La energía es parte de todos los ciclos de la vida y es un elemento esencial para prácticamente todas las actividades. Ella es un concepto que se relaciona con varios procesos (como quemar combustibles o propulsar máquinas), así como con las observaciones de dichos procesos. La energía se define científicamente como la capacidad de hacer trabajo.

Fuentes de energía:

Existen diferentes fuentes de energía las cuales se pueden clasificar en dos grupos:

• Fuentes renovables: no se agotan por su uso, como la energía del viento y del sol. El agua y la biomasa también se incluyen en esta categoría, aunque son renovables bajo la condición de que la fuente se maneje en forma apropiada, por ejemplo, las cuencas hidrológicas y plantaciones de árboles.

• Fuentes no-renovables: están disponibles en cantidades limitadas y se agotan por su uso como los combustibles fósiles (carbón mineral, petróleo, gas natural). Estas tienen la característica de que, una vez utilizadas para la generación de energía, no se pueden volver a usar.

Preguntas comunes:

¿ Qué son formas de energía?



La energía tiene diferentes formas, entre las cuales se pueden citar las de mayor importancia:



• Energía cinética: ¿Qué es energía cinética?... la de un objeto en movimiento como por ejemplo, el agua de un río. La velocidad y masa del objeto determinan, en gran parte, la cantidad de su energía cinética.

Cuanto más rápido fluye el agua, más energía estará disponible.



• Energía potencial: ¿Qué es energía potencial? ...la de la posición de un objeto con respecto relativo de la tierra. Esta forma está almacenada y se convierte en energía cinética cuando el objeto desciende. Por ejemplo, el agua en un embalse tiene el potencial de disminuir y, cuanto más alta la presa, más energía potencial contiene el agua.

• Energía térmica:¿Qué es energía térmica?... (calor): una forma de energía cinética causada por el movimiento de los átomos o las moléculas en un material, sea sólido, gaseoso o líquido. Su cantidad es determinada por la temperatura del material, cuanta más alta la temperatura, más energía está disponible. Por ejemplo, en la combustión de madera u otros materiales se genera calor.

• Energía química:¿Qué es energía química?... la almacenada en átomos y moléculas; por ejemplo, en materiales combustibles y baterías (acumuladores).

• Energía eléctrica:¿Qué es energía eléctrica?... más conocida como electricidad; es el flujo de los electrones en un material conductivo, como un cable eléctrico.

• Energía electromagnética (radiación) ¿Qué es energía electromagnética?: la que todos los objetos emiten en diferentes cantidades. La luz es una forma visible de radiación.

• Energía mecánica (o energía rotacional): ¿Qué es energía mecánica? la de rotación de un eje girando. Esta se produce, por ejemplo, en una turbina hidráulica propulsada por el agua.

Transformación de energía:

¿Qué es la transformación de energía?

“Utilizar” la energía significa transformar una forma de ella en otra. Por ejemplo, aprovechando la fuerza del viento se convierte la energía cinética en mecánica, la cual, luego se puede convertir en eléctrica.



Para obtener iluminación, se convierte la eléctrica en electromagnética o radiación.

Igualmente, “generar” energía significa convertir una forma de ella en otra; por ejemplo, la cinética de agua en movimiento, a mecánica; en un sistema hidráulico.

Los términos “utilizar” y”generar” energía científicamente no son correctos porque ella no se puede crear ni destruir. Se puede transformar de una forma a otra, pero no se “gasta” y su cantidad total se mantiene igual en cualquier proceso. Lo anterior es la base de la Primera ley de la termodinámica. Sin embargo, en términos prácticos sí se gasta la energía, debido a que se convierte en una forma que ya no se puede aprovechar. Por ejemplo, cuando se quema una rama seca, la energía química contenida en la madera se convierte en térmica, o sea, en calor, la cual se puede aprovechar; pero luego se dispersa en el ambiente y no se puede utilizar nuevamente.



Oferta, demanda y consumo:

En el análisis de la utilización de energía en el nivel nacional o sectorial se pueden distinguir tres conceptos:

• Oferta de energía: se requiere de ella para aplicaciones como iluminación, cocción, procesos industriales y transporte. La oferta energética puede ser diferente de un lugar a otro, dependiendo de condiciones locales como el clima y las costumbres, y según los diferentes tipos de usuarios (viviendas, industrias, transporte, etc.) Se puede satisfacer una necesidad específica de energía con diferentes fuentes, igualmente, no todas las necesidades se pueden satisfacer por falta de fuentes o presupuesto.

• Demanda por energía: necesidad de fuentes que puedan satisfacer las necesidades de energía.

Depende de factores como población, nivel de desarrollo económico, disponibilidad de tecnología, etc. Igual a éstas, no siempre se puede satisfacer la demanda por energía.

• Consumo de energía: utilización real de fuentes; también llamada “demanda expresada”.



Eficiencia:

¿Qué es eficiencia?

En todas las transformaciones de energía, se pierde una parte de ella debido a su conversión parcial en una forma que no se puede aprovechar, generalmente en calor. La fracción de la energía utilizable, como resultado de un proceso de conversión y su insumo, se llama la eficiencia del proceso, la cual, generalmente, se representa como un porcentaje. En fórmula se expresa de la siguiente manera:

Cuanta más alta sea la eficiencia, menos energía se pierde.

Eficiencias típicas de procesos de conversión energética

Potencia:

Este es un concepto muy relacionado con el de energía. Se define como la capacidad de suplir una cierta cantidad de energía durante un período de tiempo definido. Esto se ilustra así: cuando aplicamos un proceso de conversión de energía, estamos interesados en dos cosas:

• La cantidad de energía convertida, y la velocidad a la cual se convierte. Esta velocidad se llama potencia (P), expresada como energía por segundo o, en fórmula, de la siguiente manera:

Por ejemplo, un tanque de gasolina de un vehículo contiene una cantidad dada de energía. Este se puede usar en un cierto período de tiempo, o sea, el proceso de combustión puede ser corto o largo.

Cuanto más corto el período, más alta es la potencia. Este principio aplica para cualquier proceso de conversión de energía.

Si bien, en lenguaje común estos términos se intercambian frecuentemente cuando se habla técnicamente sobre un sistema de generación o utilización de energía, es importante distinguirlos bien.



Unidades de medición: ¿Cuáles son las unidades de medición?



Existen diferentes unidades aplicadas para la expresión cuantitativa de energía y potencia. La unidad científica y más usada para energía es el Joule (o julio, abreviado como J). Otras unidades usadas son, por ejemplo calorías, toneladas de carbón equivalente (TCe) y el British Thermal Unit (BTU). Existen factores específicos para convertir las diferentes unidades en otras.

La unidad para potencia es el Watt (o vatio, abreviado como W). Este es definido como e1 Joule por segundo (“J/s”). Otra unidad que se usa frecuentemente es el caballo de fuerza (HP).

Un Joule y un Watt son medidas muy pequeñas comparadas con las cantidades transformadas en la mayoría de las aplicaciones energéticas. Por eso, se usan múltiplos de 1.000; por ejemplo, 1.000 watt es equivalente a 1 kilowatt o 1 kW.

Adicionalmente, se pueden agregar índices a una unidad para indicar la forma de energía o potencia.

Por ejemplo, para la potencia de un equipo de convertir energía térmica se usa kWth. Igualmente, la potencia eléctrica se indica como kW el y, la potencia mecánica como kgm.

Electricidad:

Corriente eléctrica:

El flujo de la energía eléctrica o de la electricidad se llama corriente, cuya unidad de medida son los amperios (A). Para generar una corriente eléctrica a través de un cable es necesario tener una “diferencia de tensión” entre sus dos extremos (diferencia de potencial). Igualmente, si se quiere hacer que el agua se mueva a través de un tubo, necesita tener una diferencia de presión entre los dos extremos del mismo. Si se dispone de una gran diferencia de tensión, pueden transportarse grandes cantidades de energía por segundo a través del cable; es decir, grandes cantidades de potencia. La tensión eléctrica es equivalente a voltaje, medido en voltios (V). La potencia eléctrica en watts es igual al voltaje multiplicado por el amperaje (P = V x A).

Los generadores eléctricos pueden producir dos tipos de corriente:

• Corriente directa (DC): donde la energía circula siempre en una única dirección, del punto positivo al negativo.

• Corriente alterna (AC): donde esta alterna continuamente su dirección en un patrón cíclico, en forma sinusoidal. Es causado por el ciclo sinusoidal del voltaje, con un pico positivo y uno negativo (véase la figura). Al número de ciclos por segundo se le llama frecuencia, expresado en hertz (Hz). En la red eléctrica, generalmente, es de 50 ó 60 Hz.

La corriente directa se utiliza sólo en sistemas de baja capacidad como por ejemplo: baterías secas (pilas), baterías de vehículos y sistemas fotovoltaicos (de baja tensión). Sistemas grandes de alta tensión, como las centrales eléctricas, generan corriente alterna, la cual es suministrada a través de la red eléctrica a las viviendas y centros productivos. Una de las razones para el uso de la corriente alterna es que es más barato aumentar o disminuir su voltaje y, cuando se desea transportar a largas distancias, se tendrá una menor pérdida de energía si se utiliza la alta tensión. Con un inversor se puede transformar la corriente directa en alterna.

Para expresar la cantidad de energía eléctrica o electricidad, generalmente, se usa la unidad watt/hora (o vatio/hora, Wh). Un watt/hora es equivalente a la cantidad de energía convertida, durante una hora por un equipo con una potencia de 1 watt. Para sistemas de baja tensión, como los fotovoltaicos, también se puede expresar la energía eléctrica en amperios/hora (Ah), equivalentes a la generación o utilización de una corriente de 1 amperio durante una hora. Para baterías, generalmente se indica la capacidad de acumulación en amperios/hora. La relación entre las dos unidades de energía eléctrica es la siguiente:

Wh = V* Ah donde V es la tensión o el voltaje del sistema.

Factor de capacidad (factor de planta):

El factor de capacidad o de planta, es un indicador para medir la productividad de una planta de generación eléctrica como por ejemplo, una turbina eólica o un sistema hidroeléctrico. Este indicador compara su producción real, durante un período dado, con la cantidad que se habría producido si hubiese funcionado a plena capacidad en el mismo tiempo. En fórmula: Por ejemplo, un sistema de 1 kW, teóricamente, podría generar 8.760 kWh en un año. Sin embargo, la planta no puede funcionar el 100% del tiempo, por razones de mantenimiento periódico, fallas técnicas o falta de combustible o recurso renovable. Si la producción real de esta planta en un año dado fue de 6.000 kWh; entonces, el factor de capacidad para ese período sería de 68,5%.

Demanda máxima:

La demanda máxima representa para un instante dado, la máxima coincidencia de cargas eléctricas (motores, compresores, iluminación, equipo de refrigeración, etc.) operando al mismo tiempo, es decir, la demanda máxima corresponde a un valor instantáneo en el tiempo, medido en unidades de potencia. No es igual encender una línea de motores al mismo tiempo que hacerlo en arranque escalonado. Los picos por demanda máxima se pueden controlar evitando el arranque y la operación simultánea de cargas eléctricas.

Factor de demanda:

Es la razón entre la demanda máxima de la instalación o sistema y la carga total conectada en un instante de tiempo determinado.

El factor de demanda máximo es igual a la razón de la demanda máxima en un instante dado, entre la potencia del sistema.

Sistema interconectado de generación eléctrica:






Se usan diferentes fuentes para la generación de electricidad, en América Central. Las principales son: la hidroeléctrica y la geotermia y los combustibles fósiles, como el diesel y el búnker.

Dentro del sistema interconectado nacional, la demanda varía dependiendo de la hora del día, el día de la semana y, la temporada. Para atender la demanda, se debe planificar la generación eléctrica por parte de las diferentes plantas del sistema, según las variaciones esperadas. Las plantas de generación de base operan en forma continua para satisfacer una demanda mínima y generalmente, son las que tienen los costos de operación más bajos.

Para las horas de alto consumo u “horas-pico”, se aplican generadores adicionales para aumentar la producción de electricidad. En el mercado de ocasión eléctrico, se pagan tarifas mayores en estas horas.

Para la compra-venta de energía eléctrica, frecuentemente se aplica el término “potencia firme” de una planta de generación dada. Esta se define como la potencia que el generador puede garantizar durante un periodo dado; por ejemplo, en las “horas-pico” o todo el año. Los contratos de compra y venta de electricidad, generalmente, se establecen con base en la capacidad firme. Dado que las fuentes renovables dependen de los recursos naturales, la potencia firme puede ser considerablemente más baja que la capacidad instalada, lo cual desfavorece su competitividad en el mercado eléctrico, a diferencia de la generación con base en combustibles fósiles que pueden operar ofreciendo “potencia firme” en cualquier momento, excepto en los tiempos de parada por mantenimiento.

Magnitudes de energía y potencia:

Energía = potencia x tiempo, entonces la energía generada sería 1 kW x 24 horas/día x 365 días = 8,760 kWh

Turbinas hidráulicas

La turbina hidráulica es el componente principal de una central hidroeléctrica, donde se transforma la energía contenida en el agua, en energía mecánica. Comparada con una rueda de agua, una turbina hidráulica logra mayores velocidades rotacionales y eficiencias de conversión que la hace más apropiada para la generación de electricidad. Existen diferentes tipos de turbinas. El tipo más apropiado para un proyecto depende de las condiciones topográficas e hidrológicas del sitio, siendo el caudal y caída las más importantes. Se distinguen turbinas de reacción y acción.

Turbinas de reacción:








En este tipo de turbina, el elemento de rotación o estator está totalmente sumergido en el agua y encerrado en una caja de presión. El flujo del agua sobre las aspas causa diferencias de presión del agua que hacen girar al estator.

La velocidad de rotación de las turbinas de reacción en comparación con turbinas de acción y bajo las mismas condiciones de caudal y caída, es alta.

Esto hace que una turbina de reacción muchas veces se pueda acoplar directamente al generador sin necesidad de un sistema que incremente la velocidad. Algunos fabricantes producen combinaciones de turbina y generador, lo cual ayuda a disminuir el costo y simplifica el mantenimiento.

La fabricación de turbinas de reacción es más sofisticada que las turbinas de acción porque tiene aspas más grandes y perfiladas. El costo adicional de producción se compensa con una mayor eficiencia y un simple mantenimiento. La fabricación más complicada hace que estas turbinas sean menos atractivas para sistemas nano- y micro-hidro.

Francis: Es la turbina más aplicada en centrales grandes. Se caracteriza por que recibe el flujo de agua en dirección radial, orientándolo hacia la salida en dirección axial. Es más conveniente usar esta turbina cuando los saltos de agua están entre 15 y 150 ms. Estas tienen una eficiencia de conversión entre el 90 y 94%.

Kaplan: Es una turbina de tipo hélice. Se compone básicamente de una cámara de entrada que puede ser abierta o cerrada, un distribuidor fijo, un rodete con cuatro o cinco palas fijas en forma de hélice de barco y un tubo de aspiración. Se puede usar esta turbina para caudales grandes y saltos de agua menores de 50 ms. Las turbinas tipo Kaplan se consideran con eficiencia del 93-95%.

Turbina de reacción.





Turbina “Francis”










Turbina“Kaplan








Turbinas de acción:








El estator de una turbina de acción opera en aire y se propulsa por la energía cinética del agua que lo impacta a alta velocidad, provocada por uno o más chorros de agua. El agua está a presión atmosférica antes y después del contacto con el estator, por lo tanto sólo se necesita una cubierta para controlar el chapoteo del agua y prevenir accidentes. Este tipo de turbina es muy apropiada para sitios con pequeños caudales y grandes caídas, un escenario común para proyectos micro-hidro.

En comparación con la turbina de reacción, la de acción es más económica, de simple fabricación y mantenimiento, asimismo es menos susceptible a daños por la arena u otros materiales en el agua. Sin embargo, tiene menor eficiencia, gira a velocidades menores y no es muy apropiada para sitios con caídas bajas.

Pelton: Este es el tipo de turbina de acción más común. Consta de un disco circular que tiene montados en su periferia unas paletas en forma de doble cuchara y de un inyector que dirige y regula el chorro de agua que incide sobre las cucharas, y que provoca así el movimiento de giro de la turbina. Se usa cuando la caída de agua es grande (alrededor de 80 ms). La eficiencia está entre el 84 y 92%.

De flujo cruzado: también conocida como de doble impulsión o Michael-Banki. Constituida principalmente por un inyector de sección rectangular provista de un álabe longitudinal que regula y orienta el caudal que entra en la turbina, y un rodete de forma cilíndrica, con múltiples palas soldadas por los extremos a discos terminales. Se usa para caídas bajas y medianas (10 – 80 ms). La eficiencia se considera que alcanza del 70 al 80%.

Bomba en reversa como turbina:

Como alternativa de bajo costo y conveniente, se puede usar una bomba de agua industrial, instalada en reversa, como turbina, en particular cuando el caudal es relativamente constante. Las bombas se pueden conseguir fácilmente en muchos lugares y son más económicas porque se producen a una escala mayor que las turbinas. Sin embargo, tienen eficiencias más bajas.

La aplicación de una bomba como turbina es más apropiada en sitios con caídas medianas. Para sistemas menores de 10 kW y caídas de menos de 30 metros, el uso de una bomba puede ser significantemente menos costoso que una turbina Pelton o Banki.

Turbina de acción:

Turbina “Pelton”







Turbina de flujo cruzado o “Banki”










Identificación del potencial para generación hidroeléctrica:

La potencia de una instalación hidroeléctrica está en función de las siguientes variables o condiciones:

• El caudal del río o la cuenca o sea la cantidad de agua pasando en un periodo fijo, generalmente medido en metros cúbicos por segundo (m3/s);

• La caída, o la diferencia en altura entre la toma de agua y la turbina;

• Las pérdidas por fricción entre la toma de agua y la turbina;

• La eficiencia de la turbina y el generador.

El caudal puede variar considerablemente a lo largo del año, por lo que es necesario conocer la magnitud del caudal durante ese periodo para poder así fijar la potencia. Para proyectos grandes se debe conocer los datos de varios años anteriores, en el caso de proyectos pequeños, primero se debe determinar la necesidad de energía y potencia eléctrica para definir la necesidad de caudal y luego verificar si el río puede abastecer el flujo requerido.

A continuación, se mencionan los elementos de análisis por considerar en la identificación del potencial hidroenergético en pequeña escala aprovechable para el desarrollo de una pequeña central hidroeléctrica.

Disponibilidad de recursos hidroenergéticos:



• Precipitaciones e hidrología (caudal).

• Terreno (saltos).

• Características geológicas y geomorfológicas cualitativas del territorio (estudios geotécnicos que incluya un análisis de estudios de suelos y estudio de la forma de la corteza terrestre o geomorfología).

• Accidentes geográficos (fallas, zonas de deslizamiento, otros).

Estimación (si fuera posible) del orden de magnitud del potencial total de la cuenca.

Análisis por zonas o regiones.

Como parte del análisis se debe hacer una evaluación del medio físico, es decir el conocimiento de las condiciones naturales del medio; se deben analizar los indicadores meteorológicos y las características físicas de toda la cuenca. Lo ideal sería contar con registros históricos de caudales provenientes de una estación hidrométrica, aunque existen metodologías especiales para los casos en que se desarrollen proyectos en una zona en que no se dispone de ningún tipo de registro hidrometeorológico.

Para nano- y micro-centrales usualmente se analizan caudales menores a 2 m3/seg y los estudios no deben ser muy exhaustivos. En el caso de mini y pequeñas centrales, los caudales deben tener mayores rangos.

Ubicación de los recursos hídricos con respecto de la demanda:

• Considerar que el aprovechamiento hídrico para pequeñas centrales aisladas debe ser próximo al punto de demanda.

• Evaluar potencial en zonas próximas a la demanda.

Los costos de distribución de la energía producida deben equilibrarse con los costos de producción, por lo que se debe seleccionar para el emplazamiento de las obras un sitio que se ubique cerca de zonas con demanda de electricidad.

Accesibilidad de los recursos disponibles:

• Vías de comunicación.

• Condiciones del clima.

• Salubridad de la zona y del agua del río.

Como parte del estudio de un proyecto a pequeña escala, se deben realizar visitas a los lugares de emplazamiento de las obras para identificar el mejor sitio para el desarrollo del aprovechamiento del recurso hidráulico y determinar la ubicación de los componentes de las obras: tubería de presión, sala de máquina, obras de bocatoma, etc.

Además, se deben determinar los accesos de que dispone la zona para planificar los recursos disponibles y evitar destinar fondos en planes de infraestructura vial. Es por ello conveniente que se determinen distancias y estado de los caminos.

Perspectivas de uso múltiple:

• Riego, aprovechamiento de canales existentes.



• Aprovechamiento de presas existentes.



• Proyectos múltiples (riego y energía).



En el diseño de cualquier proyecto pequeño de generación eléctrica se debe considerar la posibilidad de desarrollar actividades paralelas, ya sea económica como el riego de terrenos fértiles o de recreación, así como el aprovechamiento de infraestructuras existentes (canales, presas, etc.) con actividades productivas.



Cálculo de la potencia por instalar:

Definido el caudal por utilizar en la unidad generadora y con la caída neta disponible, se puede calcular la potencia hidráulica estimada en kilovatios, de la siguiente forma:



PH = y * H * Q [kW]



Donde: PH: potencia hidráulica

Y: peso específico del agua (9,8).

H: caída o salto vertical entre la toma de agua y la turbina (en metros).

Q: flujo o caudal de agua (metros cúbicos por segundo).

Sin embargo, para determinar la potencia del equipo de generación se debe ponderar la potencia hidráulica por las eficiencias de los procesos de transformación de energía, a saber:

• Energía de presión disponible a la entrada de la turbina: al salto o caída total se le deben restar las pérdidas por las tuberías a presión y así se obtiene la caída neta (HN) o la caída aprovechable por la turbina.

• Transformación de la energía hidráulica a mecánica: se debe considerar la eficiencia de la turbina hidráulica (ht).

• Transformación de energía mecánica a energía eléctrica, se debe considerar la eficiencia del generador eléctrico (hge).

• Se tiene una pequeña pérdida adicional si el acople entre la turbina y el generador eléctrico no es directo y requiere usar poleas o cajas reductoras.

Por lo tanto, la potencia de salida de un generador en kilovatios se puede resumir en la siguiente ecuación:

Pge = 9.8 * HN * Q * nt * nge [kW]

Donde: Pge: potencia de generación.

HN: caída aprovechable por la turbina (metros de distancia vertical).

Q: flujo o caudal de agua (metros cúbicos por segundo).

Nt: eficiencia de la turbina hidráulica.

Nge: eficiencia del generador eléctrico.



Determinación de la demanda:

El análisis de la demanda constituye la pieza fundamental para dimensionar el proyecto que se someterá a la evaluación económica y social. En el caso de los pequeños proyectos hidroeléctricos, esta parte del proceso es crucial por la incertidumbre que se presenta en cuanto a la magnitud de los mismos. De hecho, por su naturaleza, están destinados a ubicarse, generalmente, en zonas donde es difícil obtenercinformación básica para el cálculo de la demanda de energía.

Clasificación y características de la demanda:

En forma general, la demanda puede ser clasificada en residencial, comercial, industrial y pública.

La demanda residencial es el uso de energía en los domicilios para cubrir las necesidades de la vida cotidiana y depende de los siguientes valores: número de abonados, número de personas que comparten el uso de la energía con el abonado, tiempo transcurrido desde la instalación del servicio, consumo de energía per cápita y tamaño de la población.

La demanda comercial se refiere al consumo de energía de almacenes, tiendas, mercados, restaurantes y otros locales destinados a brindar servicios particulares a los habitantes de la zona. La demanda industrial sirve para cubrir las necesidades de la fabricación y procesamiento de diferentes artículos. La demanda pública se destina principalmente a la iluminación de calles, centros educativos, edificios u oficinas públicas, pero puede incluir también ciertas necesidades comunales especiales como plantas de agua potable, talleres de enseñanza y otros.

Evaluación y pronóstico de la demanda:

El planeamiento de la expansión o implementación de un sistema eléctrico debe comenzar con la evaluación de la demanda presente y un pronóstico de la futura, tanto en lo que se refiere a potencia como a energía. Con base en esta evaluación, debe determinarse la capacidad de los sistemas de generación, transmisión, distribución y el tipo de instalaciones requeridas.

Para la evaluación de la demanda se consideran los siguientes casos:

• Cuando se ha tenido servicio eléctrico por algún tiempo y se cuenta con los registros de consumo correspondientes, se debe establecer el porcentaje de población que la usa y el consumo en kWh y kW por habitante actual.

• Las necesidades futuras globales se calculan estimando el número de pobladores, expresado como porcentaje del total, que irán incorporándose a la utilización de energía durante la vida útil del proyecto que puede establecerse entre 15 – 20 años o al período de tiempo en que se pueda esperar la interconexión con un sistema regional o nacional.

• El número de habitantes debe multiplicarse por el consumo por habitante, asumiendo un incremento anual probable en el mismo período debido a la elevación del nivel de vida.

En numerosos casos, la población carece del servicio eléctrico y por lo tanto se dispone solamente de información demográfica. En estas situaciones se deben establecer valores para clasificar los tipos de consumo (categorías) y proyectar a futuro las necesidades y crecimiento de cada uno de ellos.





Consultoría de escritorio y campo
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿Qué es la energía hidráulica?

La lluvia ácida es una de las consecuencias de la contaminación del aire

Acuerdo de Cochabamba

La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma. (Einstein)

¿Cuál es el origen de la energía solar?

¿ Cómo la Draga Limpiará el Río San Juan, de Nicaragua?

Centrales eléctricas, turbinas y generadores.

¿Que es un Acuífero?

Día Mundial del Reciclaje