sábado, 27 de marzo de 2010

Participa en la hora del Planeta: Comunidad del planeta Vivo

Con tu participación en la Hora del Planeta también pasás a formar parte de un grupo muy especial: La Comunidad del Planeta Vivo.
Somos millones de personas de todo el mundo a los que nos importa el Planeta en el que vivimos.
En el futuro, vamos a seguir en contacto con vos para contarte todo lo que podemos hacer juntos.
Pero por ahora, lo más importante: no te olvides de apagar la luz hoy 27 a las 20:30 hs. y avísale a todos tus amigos y conocidos para que hagan lo mismo.
Gracias por sumarte a La Hora del Planeta.






jueves, 25 de marzo de 2010

El Volcán Eyjafjallajokull continúa vomitando lavas y cenizas

El Volcán Eyjafjallajokull bajo el glaciar en el sur de Islandia continúa vomitando lavas y cenizas provocando ligeras sacudidas del terreno.
La erupción de este volcán provoca preocupaciones por la erupción del gran volcán Katla en su cercanía. El volcán Katla es el volcán principal de Islandia. Los científicos señalan que la historia demostrará que es sólo problema de tiempo que los dos volcánes vayan al unísono. Su erupción afectará en gran medida a Islandia hasta al mundo entero.
Los científicos señalan que en el pasado la erupción del Volcán Katla había provocado inundaciones en la cuenca de Amazona, haciendo que las rocas de tamaño de casa en los valles rodaran por las carreteras. Su última erupción en gran escala fue en 1918. Una hora después provocó inundaciones amenazando la seguridad de los habitantes cercanos.
Después de una silencia de 200 años, el Volcán Eyjafjallajokull hizo su erupción el día 20, provocando por lo menos la evacuación de 500 personas. Ahora aunque la absoluta mayoría han regresado a sus hogares, las autoridades aún están esperando la evaluación de los científicos para determinar si es apropiada la opción de los habitantes de quedarse. Actualmente los habitantes de las cuatro granjas agrícolas más cercanas al Volcán han recibido notificación de evacuación. El 22 por la mañana conforme a la emisión de lavas y vapores hacia el cielo, se sienten ligeras sacudidas del terreno. Islandia se halla en una amplia zona volcánica en el lomo central del Océano Atlántico. En la histria se registran seísmos que provocan eupciones volcánicas. Igual que los terremotos, la previsión de la erupción volcánica es un difícil problema científico. (Pueblo en línea)

jueves, 18 de marzo de 2010

12 Preguntas y Respuestas sobre el tema Palma Aceitera


12 Preguntas y Respuestas sobre el tema Palma Aceitera
Por:Guadalupe Rodríguez
     
El aceite de palma es una de las materias primas que se utilizan para la producción de biocombustibles o agrocombustibles, lo que consiguientemente catapulta su necesidad y demanda. Debido a las críticas que han surgido, y para conseguir la aceptación política y social, la Unión Europea y otros organismos e instituciones proponen elaborar unos criterios formales de sostenibilidad para la producción de materias primas para agrocombustibles. Sin embargo el cultivo de palma aceitera, como todos los monocultivos agroindustriales, NO ES ni puede ser NUNCA sostenible.

1. ¿Qué es la palma aceitera o palma africana?

Es un tipo de palma, cuyo nombre científico es Elaeis guineensis. Es un cultivo perenne y de tardío y largo rendimiento, cuya vida productiva puede durar más de 50 años. Comienza a producir frutos a partir de los dos años y medio de su siembra, y alcanza su mayor producción entre los 20 y 30 años (12 mts. de altura), luego de lo cual declinan y dejan de ser rentables, especialmente por la altura a la que se encuentran los frutos (hasta 40 mts!). Es una planta propia de la región tropical (selva húmeda tropical cálida), crece a altitudes por debajo de los 500 msnm. Su fruto es rojizo.

2. ¿Qué es el aceite de palma?

El aceite de palma se extrae de la pulpa del fruto de la palma aceitera mediante varias operaciones. Se produce en forma de monocultivo a gran escala y se exporta desde las zonas tropicales al mercado global (fundamentalmente la Unión Europea, China, India, EEUU). Es el segundo aceite vegetal más comercializado y consumido en el mundo (después del aceite de soja), en los sectores alimenticio, industrial y energético. Por eso, el aceite de palma es una materia prima estratégica en el sector de los agronegocios. Las ganancias son extraordinarias.

3. ¿Dónde se produce el aceite de palma?

La palma aceitera crece en climas tropicales. Países productores son: Indonesia, Malasia, Papua Nueva Guinea, Camerún, Uganda, Costa de Marfil, Camboya, Filipinas y Tailandia, así como Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Guatemala, México, Nicaragua y Costa Rica. En estos países, la palma aceitera se está expandiendo rápidamente sobre ecosistemas como las selvas tropicales, en forma de monocultivos industriales. Los monocultivos industriales ocupan amplias extensiones de territorio socavando así el derecho de los pueblos locales a producir sus propios alimentos de acuerdo a las condiciones de sus tierras y su cultura alimentaria tradicional. Esto tiene como consecuencia que mientras el aceite de palma y sus derivados se comercializan mayormente en los mercados internacionales, los países productores se ven obligados a importar alimentos. Por estos motivos, muchas organizaciones sociales, ambientales y de derechos humanos han respondido críticamente a la expansión indiscriminada de la palma aceitera.

4. ¿Cómo se expande la palma aceitera?

Además de los problemas ambientales que surgen del hecho de que las plantaciones de palma se expanden sobre los bosques tropicales, como destrucción del ecosistema y así de su biodiversidad.

En otro orden de cosas, en las plantaciones se usan plaguicidas muy tóxicos (como el Paraquat o el Gramoxone), extremadamente perjudiciales para la salud humana y ambiental. Además, el cultivo de la palma es exótico en la mayoría de países que lo han implementado, lo que conlleva alto riesgo de plagas y enfermedades

Más allá de los problemas meramente ambientales, se reportan continuamente problemas sociales, conflictos laborales e incluso graves violaciones de derechos humanos que llegan hasta el asesinato.

5. ¿Qué tiene que ver la expansión de la palma con la deforestación?

La sustitución de los bosques por plantaciones industriales de árboles fomentada por las políticas gubernamentales de muchos países ha sido identificada oficialmente como una de las mayores causas de deforestación a nivel mundial (p.ej. en países como Malasia, Indonesia donde el nivel de deforestación ha aumentado dramáticamente en los últimos años, en paralelo a la expansión de la palma ).

Aunque muchos países y empresas argumentan que las plantaciones de palma se expanden sobre tierras degradadas o “marginales”, lo cierto es que la mayoría de tierras son utilizadas o aprovechadas por pobladores, y el concepto de tierras “marginales” es muy relativo. En muchos casos, la frontera agrícola es empujada por los monocultivos provocando la deforestación.

Por esas razones, en la práctica, monocultivos como el de la palma aceitera sustituyen bosques tropicales y otros ecosistemas, provocando una grave deforestación. Es sabido que la desaparición de los bosques afecta a la humanidad en su conjunto: la deforestación trae aparejada una gran pérdida de biodiversidad, cambio climático y agravamiento de las sequías, erosión de suelos. Además, las plantaciones de palma implican contaminación de los cursos de agua y la aparición de plagas y enfermedades por la ruptura del equilibrio ecológico y cambios en las cadenas alimentarias. Esto significa que la conservación del agua, de los suelos, de la flora y de la fauna se ven seriamente amenazados por las plantaciones de palma en aquellos países donde se están expandiendo.

6. Las plantaciones de palma ¿provocan o contienen el cambio climático?

La expansión de los monocultivos de palma aceitera se da a costa de la degradación, la quema de turberas y la deforestación, las cuales implican de por sí ingentes emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. A estas se suman las emisiones por la pérdida de carbono del suelo, el uso de fertilizantes nitrogenados, las emisiones de la maquinaria agrícola y la pérdida de sumideros de CO2.

El aceite de palma se utiliza para la producción industrial de agrocombustibles. A pesar de que este tipo de combustibles se promocionan como más amigables con el medio ambiente, existen estudios que demuestran que incrementar la cantidad de agrocarburantes importando aceite de palma aumenta las emisiones de CO2 en vez de reducirlas.

7. ¿Quién y para qué utiliza el aceite de palma?

El aceite de palma se encuentra entre los ingredientes de muchísimos productos alimentarios que consumimos diariamente. Todos nosotros consumimos aceite de palma procedente de la deforestación de selvas tropicales. Este se vende a empresas multinacionales como Unilever, Nestlé y Procter & Gamble, y a otras grandes marcas de la alimentación, cosmética y agrocombustibles.

8. ¿Quién se beneficia de las plantaciones de palma?

Las plantaciones de palma aceitera son altamente rentables. Pero están altamente mecanizadas y el número de trabajadores contratados es muy pequeño en relación a la superficie de su extensión. Aún así, en plantaciones de palma en diversos países se han reportado conflictos laborales serios. Son las empresas productoras las se llevan los beneficios de su comercialización, por lo que no constituyen una auténtica opción de desarrollo local. Aunque en algunos lugares y de modo experimental existen proyectos con pequeños productores, ha habido casos en los que estos han resultado arruinados debido a las fluctuaciones del mercado.

Como contracara, según el Forum Permanente de Asuntos Indígenas de las Naciones Unidas, 60 millones de indígenas en el mundo corren riesgo de perder sus tierras y medios de subsistencia por la expansión de plantaciones para producir agroenergía. Muchas plantaciones de palma se están expandiendo sobre tierras reclamadas por comunidades indígenas cuyos gobiernos no reconocen derechos territoriales ancestrales o indígenas (por ejemplo en Indonesia). Esto significa que ni indígenas u otros pobladores locales, ni trabajadores, ni pequeños productores se benefician de la expansión de la palma, sino las empresas palmicultoras que son propiedad de las élites locales o de las grandes multinacionales, las cuales terminan controlando amplias extensiones de tierra, profundizando la explotación laboral, provocando más migración campo-ciudad, pobreza, conflictos sociales y violaciones de los Derechos Humanos.

9. ¿Cuál es la responsabilidad de los países del Norte en los impactos descritos de las plantaciones de palma aceitera?

Sin prestar debida atención a las denuncias de cientos de ONGs ambientales y sociales y grupos de la sociedad civil, científicos y portavoces de la diferentes organismos internacionales, que han hablado de los impactos de dimensiones incalculables, la Unión Europea fijó un porcentaje obligatorio del 10% de ‘energía renovable para energía y transporte’. Este porcentaje impulsa una demanda masiva de materias primas para la producción de biocombustibles, ya que no existen en la actualidad otras fuentes renovables de energía suficientemente desarrolladas.

El aceite de palma es una de las materias primas que se utilizan para la producción de biocombustibles o agrocombustibles, lo que consiguientemente catapulta su necesidad y demanda. Debido a las críticas que han surgido, y para conseguir la aceptación política y social, la Unión Europea y otros organismos e instituciones proponen elaborar unos criterios formales de sostenibilidad para la producción de materias primas para agrocombustibles. Sin embargo, como ya hemos explicado, el cultivo de palma aceitera, como todos los monocultivos agroindustriales, NO ES ni puede ser NUNCA sostenible.

10. ¿La certificación de monocultivos de palma de aceite constituye una garantía de sostenibilidad?

Las iniciativas de certificación de los monocultivos de palma han sido calificados por organizaciones ambientalistas como un intento más de “lavado” o “maquillaje” de la agroindustria. Argumentan que los procesos de certificación no puede garantizar soluciones a los problemas provocados por los monocultivos y que por eso, las plantaciones de palma aceitera no son ni serán nunca sostenibles, debido a la misma lógica de su producción.

Una de estas iniciativas es la Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible (RSPO). RSPO es un proceso de certificación voluntaria promovido por grandes ONGs (como el World Wildlife Founf WWF) y la industria. Pero organizaciones afectadas han declarado que esta iniciativa que va en contra de los intereses populares. Los sellos de certificación se han diseñado más bien como un instrumento de expansión del negocio de la palma y no como una estrategia para contener sus impactos ambientales y sociales. Muchas de las empresas miembros de la RSPO siguen destruyendo grandes zonas de selva húmeda y violando derechos humanos, como es el caso de Wilmar International en la Isla de Bugala (Uganda) y en Indonesia, PT SMART, Agro Group e IOI Group en Indonesia, FEDEPALMA en Colombia, o Unilever en Indonesia, Malasia y Costa de Marfil. Es evidente que el interés principal de este proceso de la “sostenibilidad de la palma aceitera” es puramente comercial. No existe una auténtica intención de contener sus impactos sociales y sobre los derechos humanos, sino que tiende a silenciar los graves crímenes, las irregularidades y el control paramilitar relacionados con el agronegocio de la palma aceitera en países como Indonesia y Colombia.

11. ¿Qué se puede hacer para evitar la destrucción de selvas tropicales y poblaciones afectadas a causa de la expansión de la palma aceitera?

Se hace necesario evitar nuevas deforestaciones y conversiones de uso del suelo para el cultivo palma aceitera; no se debe destruir ni una sola hectárea más de ecosistemas naturales para implementar palma aceitera.

Para ello, se debe exigir a los gobiernos de los países productores

-La detención inmediata de la expansión de las plantaciones de palma de aceite

-La protección de los derechos humanos de pueblos indígenas y comunidades campesinas afectados por plantaciones de monocultivos a gran escala y el respeto de sus tierras y territorios.

-La reparación integral de los daños humanos y ambientales generados por la imposición de los monocultivos a gran escala y por las violaciones de los derechos humanos por parte de fuerzas del Estado y empresas privadas.

-Resolución de los conflictos de tierras vinculados al monocultivo de la palma, restitución de tierras ancestrales a las comunidades desplazadas por los monocultivos, y la implementación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo OIT en todos los casos en que sea pertinente.

-Resolución de los procesos judiciales, denuncias y otros reclamos iniciados por parte de las comunidades afectadas.

Y se debe exigir a la Unión Europea

-La eliminación del porcentaje obligatorio del 10% de ‘energía renovable para energía y transporte’, que traducido significa un aumento exponencial de la demanda de aceite de palma para el mercado europeo, para la producción de combustible y generación de electricidad. Eliminación de los incentivos como exenciones de impuestos y subvenciones para los agrocombustibles industriales, incluida la financiación a través del comercio de carbono, de cooperación internacional al desarrollo o de créditos de organismos multilaterales como el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo.

-Una moratoria a las importaciones de aceite de palma.

- La cancelación de las relaciones comerciales de las empresas compradores de aceite de palma con proveedores que destruyen los bosques y turberas, y que son responsables o beneficiarios de violaciones de los Derechos Humanos.

-Incluir aspectos sociales y de derechos humanos estrictos en los criterios de sostenibilidad para la producción de materias primas para agrocombustibles que están desarrollando. Es de esperar que en el proceso, los hacedores de políticas de la UE, llegarán por fin a comprender que por definición, monocultivos industriales a gran escala como los de palma aceitera no son ni ambiental ni socialmente sostenibles.

-Al mismo tiempo, ni oficialmente la UE, ni las empresas deben caer en la falsedad de apoyarse en la supuesta sostenibilidad o “maquillaje verde” del lobby de la industria del agronegocio (como RSPO), para justificar la expansión indiscriminada del cultivo de la palma que sólo beneficia a grandes empresas a costa del futuro de los pueblos y el planeta, creando una ilusión falsa de comportamiento responsable para el consumidor final.

12. ¿Constituye la expansión de la palma una amenaza para el futuro?

No es una amenaza para el futuro, sino una de las causas más importantes y preocupantes de destrucción de los bosques tropicales ya en la actualidad. Muchos daños provocados por la agroindustria de la palma aceitera en los países tropicales son ya irreparables.

Como muestra, presentamos unos ejemplos críticos de expansión de plantaciones de palma:

En Indonesia los conflictos por la expansión de las plantaciones de palma han aumentado: las grandes empresas están expropiando ilegalmente a los agricultores y contratan vigilancia privada para imponer el estado de hecho. Sólo en 2006 se documentaron 350 conflictos agrarios y 1.753 casos de violaciones de Derechos Humanos.

El plan estratégico para la plantación de especies agrocombustibles para el estado de Chiapas, México –plan piloto a nivel nacional- establece como superficie potencial en el estado de Chiapas, 900.000 has (¡ 7ª parte de la superficie estatal !). Ya se han establecido al sur de la Selva Lacandona dos viveros para palma africana, los más grandes de América Latina. Este megaproyecto es calificado por las organizaciones ecologistas y sociales locales de ecocida y etnocida por permitir e impulsar la titulación individual y posterior privatización de las tierras de los pueblos indígenas y comunidades campesinas, conocidas en México como ejidos y bienes comunales.

En Colombia, la expansión del aceite de palma está relacionada con graves violaciones y abusos de los derechos humanos. Se han documentado 113 asesinatos en la cuenca fluvial de Curvaradó y Jiguamiandó, región Chocó, a manos de paramilitares que trabajan con compañías palmicultoras, para que éstas se adjudiquen tierras que legalmente pertenecen a comunidades afrocolombianas. Los grupos paramilitares operan con el apoyo de la Brigada 17 de la Armada Colombiana y son responsables de 13 desplazamientos forzosos. La estrategia paramilitar desarrollada en complicidad con la armada colombiana incluye bloqueo económico, asesinato selectivo, masacres y tortura. A pesar de las evidencias de la ilegalidad del establecimiento de las plantaciones de palma (reconocidas por el Fiscal General y el Defensor del Pueblo de Colombia; la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, etc.) y de la destrucción de vidas humanas, el gobierno colombiano aún no ha tomado medidas efectivas para prevenir esta situación o para restituir la tierra robada a las comunidades afro colombianas.

También se han registrado conflictos en Tumaco, Magdalena Medio, Vichada, Meta y las regiones amazónicas.

En Ecuador las plantaciones de palma aceitera provocaron la pérdida de bosques primarios únicos que constituían el territorio comunitario y ancestral de comunidades, acabando con sus fuentes de agua, alimentación, medicina, espiritualidad y cultura. En la actualidad, el Plan Agrario y Forestal del gobierno tiene previsto más de 450.000 h de palma, entre otros monocultivos para la producción de agrocombustibles, ocupando bosques tropicales y cultivos alimenticios en territorios indígenas, afroecuatorianos y de comunidades campesinas. Su derecho humano al agua será severamente violentado.

En Perú, en plena Amazonía, regiones de San Martín y Loreto, la política del gobierno peruano y la actuación de las empresas palmicultoras está provocando la destrucción de miles de hectáreas de selva virgen. Sin ningún tipo de consulta con la población, miles de hectáreas de selvas han sido concesionadas a empresas palmicultoras que están deforestando la selva desde 2006 y forzando el desplazamiento de las comunidades de la zona que se resisten a ser desalojadas.

En Guatemala, se han puesto en marcha mega-proyectos de palma aceitera para la producción de agrodiesel, provocando un acelerado cambio en el uso del suelo, que ha afectado la soberanía alimentaria de las zonas rurales, así como el desplazamiento de grandes contingentes de población campesina. El presidente del país se vio obligado hace pocos meses a declarar oficialmente el estado de emergencia alimentaria. http://www.ecoportal.net/

Elaborado por Guadalupe Rodríguez, Salva la Selva


Fuentes:

-Wikipedia, Aceite de Palma

-Wikipedia, Eleais guineensis

-Documentacións acerca de la Palma Aceitera en Stop-Agrocombustibles

-Declaración internacional en contra del “maquillaje verde” de monocultivos de la ‘Mesa Redonda de Aceite de Palma Sostenible’ (RSPO). En defensa de los Derechos Humanos, la Soberanía Alimentaria, la Biodiversidad y la Justicia Climática

-Carta Abierta a RSPO y WWF. Las plantaciones de palma aceitera no serán nunca sostenibles

-Biofuelwatch

martes, 16 de marzo de 2010

La demanda europea de aceite de palma provoca deforestación y acaparamiento de tierras

16 de Marzo del 2010

La demanda europea de aceite de palma provoca deforestación y acaparamiento de tierras



Un nuevo informe demuestra la expansión ilegal del principal productor de aceite de palma "sostenible"
Uno de los principales proveedores de Europa de aceite de palma “sostenible” está protagonizando una autentica invasión de los bosques y turberas (un tipo de humedal donde se acumula materia orgánica) en Indonesia, según un informe publicado hoy por Amigos de la Tierra. El informe expone las actividades ilegales de la empresa malaya a través de la que opera el Grupo IOI y demuestra que el incremento de la demanda europea de aceite de palma para alimentación y agrocombustibles está provocando deforestación, incumplimientos en la legislación ambiental y conflictos por la tierra en Asia
Estos datos muestran la gravedad de la propuesta por parte de la Comisión Europea de definir las plantaciones de aceite de palma como “bosques” en su borrador de guía para que los estados miembros prevengan el uso de los agrocombustibles menos sostenibles , y del debate sobre el uso de esquemas de certificación promovidos por la industria para conseguir los estándares marcados por la UE.
Alejandro González, responsable del área de Cambio Climático y Energía de Amigos de la Tierra, afirmó que “la deforestación ilegal, el acaparamiento de tierras y el incumplimiento de la legislación ambiental son la realidad que esconde el uso de aceite de palma en Europa. Los objetivos obligatorios de introducción de agrocombustibles y la obsesión por el consumo de aceite de palma están provocando esta destrucción, y empresas como el Grupo IOI, que se promocionan como sostenibles y responsables, anteponen sus beneficios al bienestar de la gente y del planeta, sacrificando bosques para traer combustibles y alimento a Europa.”
Según la ONU, la vertiginosa expansión de las plantaciones de aceite de palma es la principal causa de la pérdida irreversible de selva en Indonesia .
La investigación de Amigos de la Tierra saca a la luz las actividades del grupo IOI en Malasia. El IOI es la mayor multinacional de aceite de palma y uno de los impulsores de su certificación "sostenible". El estudio demuestra que el grupo es culpable de la deforestación ilegal, la invasión de zonas de turbera protegidas y del expolio de tierras de comunidades locales dedicadas al cultivo del arroz en la provincia de Kalimantan en Indonesia .
A su vez, el grupo IOI es cofundador de la Mesa Redonda para el Aceite de Palma Sostenible y líder del Consejo Malayo de Aceite de Palma, uno de los mayores grupos de presión política para promover el uso de este aceite como agrocombustible en la UE. En Europa, se importa el aceite de palma a través de Holanda donde la multinacional cuenta con varias instalaciones, figurando entre sus compradores la multinacional alimentaria Unilever.
Blanca G. Rubial del área de Agricultura y Alimentación de Amigos de la Tierra añadió que "al intentar redefinir las plantaciones industriales de palma como bosques, se busca legitimar su destrucción para producir agrocombustibles. Las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de la deforestación harán que los objetivos de uso de agrocombustibles en la UE agraven el cambio climático en vez de mitigarlo. Hay que evitar el uso del aceite de palma para agrocombustibles".

Notas:




El informe “Too Green to be True” está disponible en: ACA

Lea también:
AMIGOS DE LA TIERRA



El borrador de la UE está en este link pdf



El artículo al que se hace referencia dice:


4.2.1. Áreas forestales de cobertura continua:



“Las áreas forestales de cobertura continua se definen como las áreas donde los árboles han alcanzado o pueden alcanzar alturas de al menos 5 metros, formando una cubierta de más del 30%. Incluirán generalmente bosques, plantaciones de bosques y otras plantaciones de árboles como el aceite de palma. Las plantaciones forestales de manejo intensivo pueden calificar si cumplen los criterios de altura y cobertura. Esto significa, por ejemplo, que un cambio de bosque a plantación de aceite de palma no constituiría per se una ruptura de los criterios. El cambio de una plantación forestal de manejo intensivo a cultivos agrícolas anuales si constituiría una ruptura de los criterios.
El Grupo IOI afirma que sigue estrictas guías de sostenibilidad de forma voluntaria. Dicen evitar de forma estricta la invasión de turberas y tierras forestales, o el desarrollo de nuevas plantaciones que sean resultado de la deforestación.

"El aceite o el biodiesel de Palma Africana tienen a la violencia como aditivo. En Indonesia, en África o en Colombia, la depredación ambiental, la represión a las comunidades indígenas y campesinas, y el antisindicalismo son algunas de las huellas de la identidad violenta del cultivo industrial de la Palma Africana".

En Nicaragua se promueve este cultivo desde el año 1980

lea en este link



Campesino en Pleno cultivo de Palma Africana
en Río San Juan, Nicaragua

sábado, 13 de marzo de 2010

Incendios en Areas protegidas de Nicaragua


Dos mil manzanas (1.369 hectáreas) fueron consumidas por las llamas en estos últimos días, donde no hubo posibilidad por los encargados de la protección del medio ambiente, que en Nicaragua, es oficialmente la defensa civil del ejército de Nicaragua. Los incendios más recientes afectaron áreas de la reserva protegida Rota y Cerro Negro en el noroeste de  nuestro país.





El Volcán Rota

El Volcán Cerro Negro




viernes, 12 de marzo de 2010

Violenta ofensiva contra científicos del clima

Por Stephen Leahy


Desde amenazas de muerte hasta agresivas descalificaciones en la prensa: la calamidad se abate sobre el IPCC, el principal grupo científico dedicado a estudiar el cambio climático.



UXBRIDGE, Canadá (Tierramérica) - La ciencia del cambio climático es blanco de la artillería pesada de una guerra final para impedir o retrasar la acción de Estados Unidos contra el calentamiento global, advierten varios especialistas.
El senador estadounidense James Inhofe, del opositor Partido Republicano y uno de los escépticos del cambio climático, difundió a fines de febrero una lista de importantes científicos a los que quiere enjuiciar como delincuentes, acusándolos de confundir al gobierno. Esos investigadores están recibiendo intimidaciones y amenazas de muerte.
"Tengo cientos" de correos electrónicos amenazadores, dijo a Tierramérica Stephen Schneider, climatólogo de la Universidad de Stanford.
Schneider cree que habrá asesinatos de científicos por esta causa. "Intento que esto no me afecte, pero va a ocurrir", expresó Schneider, uno de los científicos climáticos más respetados del mundo. "En este país los médicos que practican abortos son baleados", abundó.
Pero esta reacción contra las evidencias del cambio climático y los científicos no se registra sólo en Estados Unidos. También tiene lugar en Canadá, Australia, Gran Bretaña y, en menor grado, en otros países.
En la superficie, la campaña obedece a algunos errores que aparecieron en el Cuarto Informe de Evaluación de 2.800 páginas presentado en 2007 por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) y a varios mensajes personales de correo electrónico fechados unos 10 años atrás y robados de la británica University of East Anglia.
Pero en el fondo, éste es el último gran intento de las empresas del petróleo, el gas y el carbón por retrasar el combate al cambio climático, tal como hizo la industria tabacalera, que demoró con éxito durante varias décadas el conocimiento sobre los efectos dañinos del tabaquismo y las medidas para contrarrestarlo, comparó Schneider.
"Nos enfrentamos a la multimillonaria industria de los combustibles fósiles y a quienes odian al gobierno (de Barack Obama). Ellos dan vueltas y distorsionan y ponen en duda la credibilidad de la ciencia", agregó.
Los medios de comunicación son cómplices, sostuvo, pues no ponen en contexto esas absurdas afirmaciones y siguen entrevistando a gente como Inhofe y otros que carecen de evidencias y credibilidad en estos temas, añadió.
"Indigna que las empresas de comunicación coloquen las ganancias por delante de la verdad. Los medios se han degradado profundamente; ésa es una amenaza real para la democracia", declaró Schneider.
No hay un argumento científico sólido que discuta el hecho de que el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero recalientan la atmósfera, y que las emisiones de estos gases generadas por actividades humanas son los factores principales del aumento de las temperaturas en las últimas décadas.
También es poco racional el debate sobre una realidad fácilmente observable: el hielo del Ártico está desapareciendo, los glaciares se están replegando, los eventos climáticos extremos han aumentado y la primavera llega antes.
A fines de 2009, se difundieron documentos obtenidos por piratas informáticos de los archivos de la Unidad de Investigación Climática de East Anglia que, presuntamente, revelan una manipulación de datos para presentar el recalentamiento planetario como un fenómeno causado por la humanidad.
El episodio causó alboroto y los investigadores que estaban en el centro de la controversia dijeron que sus correos electrónicos habían sido objeto de un ataque informático y que el contenido había sido sacado de contexto.
El IPCC, que en 2007 ganó el premio Nobel de la Paz junto con el ex vicepresidente estadounidense Al Gore, cometió errores. Y los críticos se aprovecharon del reconocimiento de uno de ellos, enterrado en lo profundo de su cuarto informe, que señalaba que los glaciares del Himalaya se derretirían para 2035 o antes.
Este dato no estaba basado en evidencias y fue "un error mayúsculo", dijo Schneider. El frenesí que le siguió, en busca de otras fallas en ese informe, reveló tres equivocaciones triviales que de ningún modo afectan las conclusiones finales.
Sin embargo, el presidente del IPCC, Rajendra Pachauri, anunció el 27 de febrero que los países partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático acordaron que se realice una evaluación independiente del estudio.
"Mientras, defendemos firmemente el rigor y la solidez de las conclusiones del Cuarto Informe de Evaluación", señaló Pachauri en un comunicado.
Las conclusiones centrales de ese informe "se basan en un abrumador cuerpo de evidencias procedentes de miles de estudios científicos independientes y arbitrados", añadió.
Según el climatólogo Andrew Weaver, de la canadiense Universidad de la Columbia Británica, y uno de los autores principales del informe del IPCC, "la evaluación es una respuesta cuidadosa y medida, a la luz de toda la basura que anda por ahí".
Probablemente la evaluación independiente sobre lo hecho por el IPCC quede en manos de los principales científicos del mundo, designados por las academias nacionales de ciencia de varios países. Llevará muchos meses reunir semejante panel para hacer esa revisión, dijo Weaver a Tierramérica.
"No sé qué más puede hacerse para mejorar el proceso, que es increíblemente riguroso", opinó.
Poca gente, incluso la que critica al IPCC, sabe cómo funciona este cuerpo. Con sede en Ginebra, se creó en 1988 para "evaluar información científica, técnica y socioeconómica relevante para la comprensión del cambio climático".
Su estructura es descentralizada, con poco personal, y prácticamente todo su trabajo es hecho por miles de científicos independientes y otros expertos de todo el planeta que dedican voluntariamente su tiempo y sus servicios.
Cada cuatro o cinco años, se recaban, analizan y sintetizan miles de investigaciones y estudios sometidos a arbitraje, para que las autoridades gubernamentales puedan comprender el estado actual de la ciencia climática.
Los gobiernos, que son parte de la Convención, deben emitir su voto de aceptación ante cada Informe de Evaluación, y las conclusiones sólo se admiten y divulgan si todos los países están de acuerdo. Todo este proceso hace del IPCC un organismo de movimientos lentos, cauto y conservador.
Hasta hace poco, casi todo lo que se criticaba al IPCC era que subestimara los riesgos del cambio climático y su incapacidad para estar al día con los últimos avances científicos.
Pero algunos grupos de presión de poderosas corporaciones estadounidenses no han cesado sus ataques al IPCC en los últimos 10 años. El gigante petrolero Exxon financió esos cabildeos e incluso presionó al gobierno de George W. Bush (2001-2009) para librarse del ex titular del IPCC, el químico Robert Watson, jefe científico del Banco Mundial.
El gobierno de Bush cedió y reemplazó a Watson por el economista Rajendra Pachauri, el mismo cuya renuncia reclaman ahora los lobbystas.
"Estamos en una época extraña, conducida por la codicia y el temor. El público está más confundido que nunca", dijo Weaver. "Y los buenos científicos se preguntan: ‘¿Por qué querría yo ser parte del IPCC?", agregó.

* Este artículo fue publicado originalmente el 6 de marzo por la red latinoamericana de diarios de Tierramérica.

Cambios del clima ponen en riesgo la seguridad alimentaria en Nicaragua

Cambios del clima ponen en riesgo la seguridad alimentaria

Colaboración: END

La variabilidad climática está afectando severamente la seguridad alimentaria del país, ya que la sequía y los fenómenos hidrológicos súbitos e intensos están arrancando los nutrientes del suelo, afirmó Alejandro Alemán, oficial de Incidencias en cambio climático del Centro Humboldt.
Agregó que Nicaragua se encuentra en sexto lugar de riesgo y vulnerabilidad, lugar que es superado sólo por las naciones insulares.
Alemán comentó que el gobierno debe poner en marcha su Estrategia ante el cambio climático, sobre todo porque la disponibilidad de agua y alimento están en riesgo en el futuro muy cercano.
“Al reducirse las precipitaciones, disminuye el nivel de agua superficial, y, desde luego, propicia la merma en los mantos acuíferos. Otro aspecto es que si tenemos temperaturas más calientes; el agua se evapora más rápidamente”, expresó Alemán.
Además, dijo que los eventos climáticos súbitos, como los huracanes y tormentas tropicales, deterioran los nutrientes del suelo, y, por consiguiente, contaminan los recursos hídricos.

Las prioridades

Maura Paladino, oficial de Incidencia en tema de Agua del Centro Humboldt, señaló que el gobierno debe crear mecanismos de protección a los recursos hídricos, a fin de mitigar los impactos del cambio climático.
Afirmó que la prioridad debe ser salvar el Lago Cocibolca y proteger la cuenca del río San Juan.


Cuenca de Río San Juan




El Lago Cocibolba

“Otra prioridad debería ser el valle de Sébaco, pues de ahí depende gran parte la seguridad alimentaria, por la siembra de granos básicos y hortalizas en la zona. Además, recordemos que también se piensa construir tres pequeñas hidroeléctricas y en este momento el recurso agua se está degradando aceleradamente”, dijo Paladino.


El Valle de sébaco

La tercera prioridad para los ambientalistas es reforzar las zonas de recarga del manto acuífero en la cuenca 69, la cual comprende León y Chinandega.
Alemán comentó que esta zona de Occidente está siendo afectada severamente por la sequía, y a esto se suma el avance de la frontera agrícola, así como los monocultivos, como la caña y el ajonjolí.
Lamentó que en estos suelos también haya contaminación de agroquímicos y pesticidas.

El Occidente de Nicaragua

En sexto lugar de riesgo
El ambientalista explicó que los países han creado una escala de riesgo y vulnerabilidad, donde Nicaragua ocupa el sexto lugar. La categoría número siete, que es la de máximo riego, es de los países insulares, que se encuentran amenazados por el cambio climático.
“Según proyecciones científicas, si las temperaturas aumentaran entre 1.4 y 5.8 grados en el próximo siglo, sería catastrófico, ya que se elevaría el nivel del agua, y cubriría muchos territorios, algunos de los cuales llegarían a desaparecer”, dijo Alemán.
Indicó que en la región centroamericana los más afectados serán Nicaragua y Honduras, debido a la pobreza y al deterioro de sus recursos naturales.
Tras un acuerdo vinculante
Luego del fracaso de la COP15 en Copenhague, los países más afectados por el cambio climático están presionando para que exista un acuerdo vinculante, que obligue a las naciones ricas a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.
Alejandro Alemán, oficial de Incidencias en cambio climático del Centro Humboldt, dijo que se calcula que debido al fenómeno climático El Niño, un tercio de la población del Pacífico de Nicaragua sufre la carencia de agua.
Indicó que se debe lograr un acuerdo vinculante de todos los gobiernos --sobre todo de Estados Unidos, por ser uno de los mayores contaminantes--, a fin de mitigar la carencia de recursos claves para la sobrevivencia, como el agua, la energía y los alimentos.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Congreso en México sobre el Cambio Climático

México, México

Los países mesoamericanos han avanzado en la protección de áreas naturales, pero aún afrontan fuertes retos y problemas comunes, dijeron hoy expertos durante la inauguración del III Congreso Mesoamericano de Áreas Protegidas en la ciudad mexicana de Mérida.

"Hoy, los datos revelan que el cambio climático es la mayor amenaza a la que nos enfrentamos, que muchos pueblos ya lo están sufriendo, viéndose obligados a abandonar sus tierras, por inundaciones, sequías, contaminación y otras causas", aseguró el director de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo, Roberto Rodríguez.
En este congreso, en el que participan unos 750 delegados de Guatemala, El Salvador, Belice, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, República Dominicana, Colombia y México, se analizan los mecanismos para desarrollar esquemas que permitan preservar los ecosistemas y la biodiversidad en la región.
En la sesión de apertura de este encuentro, que continuará hasta el próximo viernes, los delegados coincidieron en la necesidad de construir consensos sobre el desarrollo sustentable y la promoción de una cultura de protección al medio ambiente.
El comisionado nacional de Áreas Naturales Protegidas de México, Ernesto Enkerlin, recibió en este encuentro de Panamá la presidencia pro témpore de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD).
Enkerlin destacó que su país asume con responsabilidad la tarea de enfrentar el cambio climático y señaló los avances que se han registrado en el manejo y operación de áreas protegidas.
"Las Áreas Protegidas del sureste de México que están vinculadas a Centroamérica cubren una superficie de 4,5 millones de hectáreas, que en términos de almacenamiento promedio de carbono equivalen a cerca de 362 millones de toneladas de dióxido de carbono", aseguró.
Añadió que el número de áreas protegidas se elevó de 155 en 2006, a 173 en la actualidad y que la superficie territorial protegida se incrementó de 18,8 millones de hectáreas a 24,4 millones, "lo que equivale al 12,4% de la superficie del territorio nacional".
Por su parte, la directora Nacional de Áreas Protegidas y Vida Silvestre de Panamá, Yesenia del Carmen González, subrayó que todos los países de la región enfrentan problemas comunes que requieren de acciones a nivel regional, "incluida la implementación de corredores biológicos y áreas de conectividad".
La funcionaria panameña indicó que su país cuenta con una experiencia favorable en la creación de parques nacionales que puede ser replicada en el resto de las naciones centroamericanas.
Los organizadores indicaron que este congreso concluirá el próximo viernes con una reunión de ministros del Medio Ambiente de las naciones participantes.





martes, 9 de marzo de 2010

El Hombre, las armas y el Cambio Climático. Los peligros que nos amenazan

El Hombre, las armas y el Cambio Climático. Los peligros que nos amenazan


09-03-10 Por Fidel Castro Ruz
Lo asombroso de nuestra época es la contradicción entre la ideología burguesa imperialista y la supervivencia de la especie. No se trata ya de que exista la justicia entre los seres humanos, hoy más que posible e irrenunciable; sino del derecho y las posibilidades de supervivencia de los mismos. El mayor peligro deriva de la decisión de líderes con tales facultades en la toma de decisión, que el error y la locura, tan frecuentes en la naturaleza humana, pueden conducir a increíbles catástrofes.
No se trata de una cuestión ideológica relacionada con la esperanza irremediable de que un mundo mejor es y debe ser posible.
Es conocido que el homo sapiens existe desde hace aproximadamente 200 mil años, lo que equivale a un minúsculo espacio del tiempo transcurrido desde que surgieron las primeras formas de vida elementales en nuestro planeta hace alrededor de tres mil millones de años.
Las respuestas ante los insondables misterios de la vida y la naturaleza han sido fundamentalmente de carácter religioso. Carecería de sentido pretender que fuese de otra forma, y tengo la convicción de que nunca dejará de ser así. Mientras más profundiza la ciencia en la explicación del universo, el espacio, el tiempo, la materia y la energía, las infinitas galaxias y las teorías sobre el origen de las constelaciones y estrellas, los átomos y fracciones de los mismos que dieron origen a la vida y la brevedad de la misma, y los millones y millones de combinaciones por segundo que rigen su existencia, más preguntas se hará el hombre en busca de explicaciones que serán cada vez más complejas y difíciles.

Mientras más se enfrascan los seres humanos en buscar respuestas a tan profundas y complejas tareas que se relacionan con la inteligencia, más valdrán la pena los esfuerzos por sacarlos de su colosal ignorancia sobre las posibilidades reales de lo que nuestra especie inteligente ha creado y es capaz de crear. Vivir e ignorarlo es la negación total de nuestra condición humana.
Algo, sin embargo, es absolutamente cierto, muy pocos se imaginan cuán cerca puede estar la desaparición de nuestra especie. Hace casi 20 años, en una Cumbre Mundial sobre el Medio Ambiente en Río de Janeiro, abordé ese peligro ante un público selecto de Jefes de Estado y de Gobierno que escuchó con respeto e interés, aunque nada preocupado por el riesgo que veía a distancia de siglos, tal vez milenios. Para ellos, con seguridad, la tecnología y la ciencia, más un sentido elemental de responsabilidad política, serían capaces de enfrentarlo. Con una gran foto de personajes importantes, los más poderosos e influyentes entre ellos, concluyó feliz aquella importante Cumbre. No había peligro alguno.
Del cambio climático apenas se hablaba. George Bush, padre, y otros relumbrantes líderes de la Alianza Atlántica, disfrutaban la victoria sobre el campo socialista europeo. La Unión Soviética fue desintegrada y arruinada. Un inmenso caudal del dinero ruso pasó a los bancos occidentales, su economía se desintegró, y su escudo defensivo frente a las bases militares de la OTAN, había sido desmantelado.
A la antigua superpotencia que aportó la vida de más de 25 millones de sus hijos en la segunda guerra mundial, le quedó solo la capacidad de respuesta estratégica del poder nuclear, que se había visto obligada a crear después que Estados Unidos desarrolló en secreto el arma atómica lanzada sobre dos ciudades japonesas, cuando el adversario vencido por el avance incontenible de las fuerzas aliadas no estaba ya en condiciones de combatir.
Se inició así la Guerra Fría y la fabricación de miles de armas termonucleares, cada vez más destructivas y precisas, capaces de aniquilar varias veces la población del planeta. El enfrentamiento nuclear sin embargo continuó, las armas se hicieron cada vez más precisas y destructivas. Rusia no se resigna al mundo unipolar que pretende imponer Washington. Otras naciones como China, India y Brasil emergen con inusitada fuerza económica.
Por primera vez, la especie humana, en un mundo globalizado y repleto de contradicciones, ha creado la capacidad de destruirse a sí misma. A ello se añaden armas de crueldad sin precedentes, como las bacteriológicas y químicas, las de napalm y fósforo vivo, que son usadas contra la población civil y disfrutan de total impunidad, las electromagnéticas y otras formas de exterminio. Ningún rincón en las profundidades de la tierra o de los mares quedaría fuera del alcance de los actuales medios de guerra.

Se conoce que por estas vías han sido creados decenas de miles de artefactos nucleares, incluso de carácter portátil.
El mayor peligro deriva de la decisión de líderes con tales facultades en la toma de decisión, que el error y la locura, tan frecuentes en la naturaleza humana, pueden conducir a increíbles catástrofes.
Han transcurrido casi 65 años desde que estallaron los dos primeros artefactos nucleares, por la decisión de un sujeto mediocre que tras la muerte de Roosevelt quedó al mando de la poderosa y rica potencia norteamericana. Hoy son ocho los países que, en su mayoría por el apoyo de Estados Unidos, disponen de esas armas, y varios más disfrutan de la tecnología y los recursos para fabricarlas en un mínimo de tiempo. Grupos terroristas, enajenados por el odio, podrían ser capaces de acudir a ellas, del mismo modo que gobiernos terroristas e irresponsables no vacilarían en usarlas dada su conducta genocida e incontrolable.
La industria militar es la más próspera de todas y Estados Unidos el mayor exportador de armas.
Si de todos los riesgos mencionados se libera nuestra especie, existe uno todavía mayor, o al menos más ineludible: el cambio climático.
La humanidad cuenta hoy con siete mil millones de habitantes, y pronto, en un plazo de 40 años, alcanzará nueve mil millones, una cifra nueve veces mayor que hace apenas 200 años. En tiempos de la antigua Grecia, me atrevo a suponer que éramos alrededor de 40 veces menos en todo el planeta.
Lo asombroso de nuestra época es la contradicción entre la ideología burguesa imperialista y la supervivencia de la especie. No se trata ya de que exista la justicia entre los seres humanos, hoy más que posible e irrenunciable; sino del derecho y las posibilidades de supervivencia de los mismos.
Cuando el horizonte de los conocimientos se amplía hasta límites jamás concebidos, más se acerca el abismo adonde la humanidad es conducida. Todos los sufrimientos conocidos hasta hoy son apenas sombra de lo que la humanidad pueda tener por delante.
Tres hechos ocurrieron en solo 71 días, que la humanidad no puede pasar por alto.
El 18 de diciembre de 2009, la comunidad internacional sufrió el mayor descalabro de la historia, en su intento de buscar solución al más grave problema que amenaza el mundo en este instante: la necesidad de poner fin con toda urgencia a los gases de efecto invernadero que están provocando el más grave problema enfrentado hasta hoy por la humanidad. Todas las esperanzas habían sido puestas en la Cumbre de Copenhague después de años de preparación con posterioridad al Protocolo de Kyoto, que el Gobierno de Estados Unidos -el más grande contaminador del mundo- se había dado el lujo de ignorar. El resto de la comunidad mundial, 192 países, esta vez incluyendo a Estados Unidos, se habían comprometido a promover un nuevo acuerdo. Fue tan vergonzoso el intento norteamericano de imponer sus intereses hegemónicos que, violando elementales principios democráticos, intentó establecer condiciones inaceptables para el resto del mundo de forma antidemocrática, en virtud de compromisos bilaterales con un grupo de los países más influyentes de las Naciones Unidas.

A los Estados que integran la organización internacional se les invitó a firmar un documento que constituye una burla, en el que se habla de aportes futuros meramente teóricos para frenar el cambio climático.
No habían transcurrido todavía tres semanas cuando, al atardecer del 12 de enero, Haití, el país más pobre del hemisferio y el primero en poner fin al odioso sistema de la esclavitud, sufrió la mayor catástrofe natural en la historia conocida de esta parte del mundo: un terremoto de 7,3 grados en la escala Richter, a solo 10 kilómetros de profundidad y a muy corta distancia de la orilla de sus costas, golpeó la capital del país, en cuyas débiles casas de barro vivían la inmensa mayoría de las personas que resultaron muertas o desaparecidas. Un país montañoso y erosionado de 27 mil kilómetros cuadrados, donde la leña constituye prácticamente la única fuente de combustible doméstica para nueve millones de personas.
Si en algún lugar del planeta una catástrofe natural ha constituido una inmensa tragedia era Haití, símbolo de pobreza y subdesarrollo, donde viven los descendientes trasladados de África por los colonialistas para trabajar como esclavos de los amos blancos.
El hecho conmocionó al mundo en todos los rincones del planeta, estremecido por las imágenes fílmicas divulgadas que rayaban en lo increíble. Los heridos, sangrantes y graves, se movían entre los cadáveres clamando por auxilio. Bajo los escombros yacían los cuerpos de sus seres queridos sin vida. El número de víctimas mortales, según cálculos oficiales, superó las 200 mil personas.



El país ya estaba intervenido por fuerzas de la MINUSTAH, que las Naciones Unidas enviaron para restablecer el orden subvertido por fuerzas mercenarias haitianas que, instigadas por el Gobierno de Bush, se lanzaron contra el Gobierno elegido por el pueblo haitiano. Algunos edificios donde moraban soldados y jefes de las fuerzas de paz también se desplomaron, causando dolorosas víctimas.



Los partes oficiales estiman que, aparte de los muertos, alrededor de 400 mil haitianos fueron heridos y varios millones, casi la mitad de la población total, sufrieron afectaciones. Era una verdadera prueba para la comunidad mundial, que después de la bochornosa Cumbre de Dinamarca estaba en el deber de mostrar que los países desarrollados y ricos serían capaces de enfrentar las amenazas del cambio climático a la vida en nuestro planeta. Haití debe constituir un ejemplo de lo que los países ricos deben hacer por las naciones del Tercer Mundo ante el cambio climático.



Se puede creer o no, desafiando los datos, a mi juicio irrebatibles, de los más serios científicos del planeta y la inmensa mayoría de las personas más instruidas y serias del mundo, quienes piensan que al ritmo actual de calentamiento, los gases de efecto invernadero elevarán la temperatura no sólo 1,5 grados, sino hasta 5 grados, y que ya la temperatura media es la más alta en los últimos 600 mil años, mucho antes de que los seres humanos existieran como especie en el planeta.



Es absolutamente impensable que nueve mil millones de seres humanos que habitarán el mundo en el 2050 puedan sobrevivir a semejante catástrofe. Queda la esperanza de que la propia ciencia encuentre solución al problema de la energía que hoy obliga a consumir en 100 años más el resto del combustible gaseoso, líquido y sólido que la naturaleza tardó 400 millones de años en crear. La ciencia tal vez puede encontrar solución a la energía necesaria. La cuestión sería saber cuánto tiempo y a qué costo los seres humanos podrán enfrentar el problema, que no es el único, ya que otros muchos minerales no renovables y graves problemas requieren solución. De una cosa podemos estar seguros, a partir de todos los conceptos hoy conocidos: la estrella más próxima está a cuatro años luz de nuestro Sol, a una velocidad de 300 mil kilómetros por segundo. Una nave espacial tal vez recorra esa distancia en miles de años. El ser humano no tiene otra alternativa que vivir en este planeta.



Parecería innecesario abordar el tema si a solo 54 días del terremoto de Haití, otro increíble sismo de 8,8 grados de la escala Richter, cuyo epicentro estaba a 150 kilómetros de distancia y 47,4 de profundidad al noroeste de la ciudad de Concepción, no ocasionara otra catástrofe humana en Chile. No fue el mayor de la historia en ese hermano país, se dice que otro alcanzó 9 grados, pero esta vez no fue solo un fenómeno de efecto sísmico; mientras en Haití durante horas se esperó un maremoto que no se produjo, en Chile el terremoto fue seguido por un enorme tsunami, que apareció en sus costas entre casi 30 minutos y una hora después, según la distancia y datos que todavía no se conocen con toda precisión y cuyas olas llegaron hasta Japón. De no ser por la experiencia chilena frente a los terremotos, sus construcciones más sólidas y sus mayores recursos, el fenómeno natural habría costado la vida a decenas de miles o tal vez cientos de miles de personas. No por ello dejó de ocasionar alrededor de mil víctimas mortales, según datos oficiales divulgados, miles de heridos y tal vez más de dos millones de personas sufrieron daños materiales. Casi la totalidad de su población de 17 millones 94 mil 275 habitantes, sufrió terriblemente y aún padece las consecuencias del sismo que duró más de dos minutos, sus reiteradas réplicas, y las terribles escenas y sufrimientos que dejó el tsunami a lo largo de sus miles de kilómetros de costa. Nuestra Patria se solidariza plenamente y apoya moralmente el esfuerzo material que la comunidad internacional está en el deber de ofrecerle a Chile. Si algo estuviera en nuestras manos, desde el punto de vista humano, por el hermano pueblo chileno, el pueblo de Cuba no vacilaría en hacerlo.



Pienso que la comunidad internacional está en el deber de informar con objetividad la tragedia sufrida por ambos pueblos. Sería cruel, injusto e irresponsable dejar de educar a los pueblos del mundo sobre los peligros que nos amenazan. www.ecoportal.net



¡Que la verdad prevalezca por encima de la mezquindad y las mentiras con que el imperialismo engaña y confunde a los pueblos!

Prensa Latina



El Ecologista Salvador Cardenal Barquero








DÍAS DE AMAR,







Salvador Cardenal Barquero, cantautor nicaragüense nació en México en 1960,  muere en Managua, Nicaragua el día de ayer 8 de Marzo del 2010. Es de los músicos contemporáneos más destacados de Nicaragua y Centroamérica además fue poeta, pintor y ecólogo.
Carrera Musical: Inicia su ejecución de la guitarra a los 17 años cuando recibe una guitarra como regalo al iniciar sus estudios en Panamá, como novicio jesuita. Deja el seminario por la guitarra y se dedica a componer sus propias canciones en 1979. Regresa a Nicaragua con la Revolución en pleno y se integra tanto a los cortes de algodón en Punta Ñata, como a la cruzada de alfabetización impregnándose de la naturaleza y la realidad de un país pleno de desarrollo integral del ser humano.

Es reconocido como pionero del canto ecológico en Nicaragua. En 1980 conforma el Dúo Guardabarranco junto a su hermana Katia Cardenal.
Desde sus inicios fueron integrándose a la vida cultural de Nicaragua y al movimientos de cantautores de latinoamérica, participando en festivales de canciones folk y políticas, su canto de amor en todas las expresiones, los  llevaron a más de 30 países del mundo.

Araré  el Aire

domingo, 7 de marzo de 2010

El acuífero guaraní

El acuífero guaraní es una reserva subterránea transfronteriza de agua, que subyace el territorio ocupando aproximadamente 1.200.000 km² en el sudeste de América del Sur, entre los 12º y 35º de latitud sur y los 47º y 65º de longitud oeste.

Formado por un conjunto de areniscas que se encuentran por debajo del nivel del terreno, de 50 a 800 m de espesor, y que poseen agua en sus poros y fisuras, se calcula que se constituyó entre 245 y 144 millones de años atrás.

El acuífero está ubicado geográficamente debajo de cuatro países (que coinciden con los 4 miembros originales del Mercosur):

• en Brasil es 840.000 km²

• en Argentina es 225.500 km²

• en Paraguay 71.700 km²

• en Uruguay 58.500 km²

En Argentina hay explotadas 5 perforaciones termales de agua dulce y una de agua salada, ubicadas en el oriente de la provincia de Entre Ríos (Termas de Villa Elisa, Termas de Federación, Termas de San José, entre otras), en tanto que hacia su oeste hay sólo una de agua salada termal, con la consiguiente problemática contaminante del efluente salado.

El acuífero del Sistema Guaraní se confina en formaciones geológicas antiguas, correspondientes a los períodos Triásico, Jurásico y Cretácico Inferior, teniendo tales rocas edades entre los 200 a 132 millones de años. En esa época, en que aún estaban unidas África y Sudamérica, los depósitos comienzan a desarrollarse en ambientes fluviales y lacustre, conociéndoselos como "Formación Tacuarembó" o Piramboiá.

Luego, a resultas de un clima muy seco, se desarrolla un gran desierto de arenas (semejante al actual Sahara), abarcando esa región que ocupan los 4 países, constituyendo a posteriori el acuífero principal del Sistema, en la formación geológica Botucatú o Rivera.

En Argentina, esos sedimentos abarcaron el litoral y la región Chaco pampeano norte y central resultando en espesores variables de 200 m a 600 metros. Luego de esta etapa, y por grandes fracturas profundas, los sedimentos anteriores fueron cubiertos por coladas de lavas basálticas, que acompañaron la separación entre los continentes mencionados, constituyendo la efusión basáltica de mayor extensión mundial comprendiendo un 1.000.000 de km² . Esa efusión dejó volúmenes de rocas muy diversos: en Misiones con más de 800 m de espesor de coladas de lavas superpuestas, en la margen oriental entrerriana: 600 m, y en la región chaco pampeana presenta escasos metros y con presencia irregular discontinua. El máximo espesor conocido de basaltos se registra en el Estado de San Pablo, con más de 1,9 km .

La denominación Guaraní pertenece al geógrafo uruguayo Danilo Antón, y responde a que la extensión de este sistema subterráneo coincide aproximadamente con la región que alguna vez habitó la población de la gran nación Guaraní, antes de eso el acuífero recibía distintas denominaciones en cada país, en Brasil era el acuífero de Botucatú, en Uruguay el acuífero de Tacuarembó, etc.

Fuente: wikipedia

¿Que es un Acuífero?


El acuífero es por definición : “una área geológica de agua saturada que produce un volumen suficientemente alto de agua como para proveer pozos y manantiales a una velocidad que pueden utilizarse como fuentes prácticas de agua potable”.


Desde el punto de vista de su información se pueden distinguir los acuíferos libres, y los acuíferos confinados.


En la figura de arriba se ilustran los dos tipos de acuíferos:

• río o lago (a), en este caso es la fuente de recarga de ambos acuíferos.

• suelo poroso no saturado (b).

• suelo poroso saturado (c), en el cual existe una camada de terreno impermeable (d), formado, por ejemplo por arcilla, este estrato impermeable confina el acuífero a cotas inferiores.

• suelo impermeable (d).

• acuífero no confinado (e).

• manantial (f);

• pozo que capta agua del acuífero no confinado (g).

• pozo que alcanza el acuífero confinado, frecuentemente el agua brota como en un surtidor o fuente, llamado pozo artesiano (h).

IMPORTANCIA DE LOS HUMEDALES

El Día Mundial de los Humedales se celebra cada 02 de febrero, desde 1997; conmemorando la Convención RAMSAR de 1971. La fecha motiva...