sábado, 14 de abril de 2018

Los Estados Unidos bombardean Siria



"Los ataques realizados este viernes en Siria por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido se concentraron en objetivos seleccionados para evitar impactar a fuerzas de Rusia, aseguró el jefe del Comando Conjunto estadounidense, el general Joe Dunford. HANDOUT / STR AFP"

"A los pocos minutos de comenzar el ataque, los equipos antiaéreos de la capital de Siria han comenzado a funcionar para evitar que misiles estadounidenses golpearan la capital. HASSAN AMMAR AP"

"En las calles de Damasco se han escuchado las alarmas para advertir a la población de los ataques. HASSAN AMMAR A"
Diversas fuentes)))












domingo, 25 de marzo de 2018

Noam Chomsky: “La gente ya no cree en los hechos”

Noam Chomsky: “La gente ya no cree en los hechos”

A punto de cumplir 90 años, acaba de abandonar el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts). Allí revolucionó la lingüística moderna y se convirtió en la conciencia crítica de Estados Unidos. 'Babelia' visita al gran intelectual en su nuevo destino, Arizona










Noam Chomsky, en su despacho de la Universidad de Arizona en Tucson. APU GOMES
JAN MARTÍNEZ AHRENS

Noam Chomsky (Filadelfia, 1928) hace tiempo que superó las barreras de la vanidad. No habla de su vida privada, no usa móvil y en un tiempo donde abunda lo líquido y hasta lo gaseoso, él representa lo sólido. Fue detenido por oponerse a la guerra de Vietnam, figuró en la lista negra de Richard Nixon, apoyó la publicación de los papeles del Pentágono y denunció la guerra sucia de Ronald Reagan. A lo largo de 60 años no hay lucha que se le haya escapado. Igual defiende la causa kurda que el combate contra el cambio climático. Tan pronto aparece en una manifestación de Occupy Movement como respalda a los inmigrantes sin papeles. Inmerso en la agitación permanente, el joven que en los años cincuenta deslumbró al mundo con la gramática generativa y sus universales, lejos de dormirse en las glorias del filósofo, optó por el movimiento continuo. No importó que le acusasen de antiamericano o extremista. Él siempre ha seguido adelante, con las botas puestas, enfrentándose a los demonios del capitalismo. Ya sean los grandes bancos, los conglomerados militares o Donald Trump. Incombustible, su última obra lo vuelve a confirmar. En Réquiem por el sueño americano (editorial Sexto Piso) vuelca a la letra impresa las tesis expuestas en el documental del mismo título y denuncia la obscena concentración de riqueza y poder que exhiben las democracias occidentales. El resultado son 168 páginas de Chomsky en estado puro. Vibrante y claro. Listo para el ataque.

MÁS INFORMACIÓN

El pensador que no duerme


—¿Se considera un radical?

—Todos nos consideramos a nosotros mismos moderados y razonables.

—Pues defínase ideológicamente.

—Creo que toda autoridad tiene que justificarse. Que toda jerarquía es ilegítima hasta que no demuestre lo contrario. A veces, puede justificarse, pero la mayoría de las veces no. Y eso…, eso es anarquismo.

Una luz seca envuelve a Chomsky. Después de 60 años dando lecciones en el Massachusetts Institute of Tech­nology (MIT), el profesor se ha venido a vivir a los confines del desierto de Sonora. En Tucson, a más de 4.200 kilómetros de Boston, ha abierto casa y estrenado despacho en el Departamento de Lingüística de la Universidad de Arizona. El centro es uno de los pocos puntos verdes de la abrasada ciudad. Fresnos, sauces, palmeras y nogales crecen en torno a un edificio de ladrillo rojo de 1904 donde todo queda pequeño, pero todo resulta acogedor. Por las paredes hay fotos de alumnos sonrientes, mapas de las poblaciones indígenas, estudios de fonética, carteles de actos culturales y, al fondo del pasillo, a mano derecha, el despacho del mayor lingüista vivo.


“La gente se percibe menos representada y lleva una vida precaria. El resultado es una mezcla de enfado y miedo”

El lugar nada tiene que ver con el rompedor espacio de Frank Gehry que le daba cobijo en Boston. Aquí, apenas cabe una mesa de trabajo y otra para sentarse con dos o tres alumnos. Recién estrenada, la oficina de uno de los académicos más citados del siglo XX aún no tiene libros propios, y su principal punto de atención recae en dos ventanas que inundan de ámbar la estancia. A Chomsky, pantalones vaqueros, pelo largo y blanco, le gusta esa atmósfera cálida. La luz del desierto fue uno de los motivos que le hizo mudarse a Tucson. “Es seca y clara”, comenta. Su voz es grave y él deja que se pierda en los meandros de cada respuesta. Le gusta hablar con largueza. La prisa no va con él.

PREGUNTA. ¿Vivimos una época de desencanto?

RESPUESTA. Hace ya 40 años que el neoliberalismo, de la mano de Ronald Reagan y Margaret Thatcher, asaltó el mundo. Y eso ha tenido un efecto. La concentración aguda de riqueza en manos privadas ha venido acompañada de una pérdida del poder de la población general. La gente se percibe menos representada y lleva una vida precaria con trabajos cada vez peores. El resultado es una mezcla de enfado, miedo y escapismo. Ya no se confía ni en los mismos hechos. Hay quien le llama populismo, pero en realidad es descrédito de las instituciones.

P. ¿Y así surgen las fake news (bulos)?

R. La desilusión con las estructuras institucionales ha conducido a un punto donde la gente ya no cree en los hechos. Si no confías en nadie, por qué tienes que confiar en los hechos. Si nadie hace nada por mí, por qué he de creer en nadie.

P. ¿Ni siquiera en los medios de comunicación?

R. La mayoría está sirviendo a los intereses de Trump.

P. Pero los hay muy críticos, como The New York Times, The Washington Post, CNN…

R. Mire la televisión y las portadas de los diarios. No hay más que Trump, Trump, Trump. Los medios han caído en la estrategia que ha diseñado Trump. Cada día les da un aliciente o una mentira para situarse él bajo los focos y ocupar el centro de atención. Entretanto, el flanco salvaje de los republicanos va desarrollando su política de extrema derecha, recortando derechos de los trabajadores y abandonando la lucha contra el cambio climático, que precisamente es aquello que puede terminar con todos nosotros.

P. ¿Ve en Trump un riesgo para la democracia?

R. Representa un peligro grave. Ha liberado consciente y deliberadamente olas de racismo, xenofobia y sexismo que estaban latentes pero que nadie había legitimado.


Noam Chomsky. APU GOMES


P. ¿Volverá a ganar?

R. Es posible, si consigue retardar el efecto letal de sus políticas. Es un consumado demagogo y showman que sabe cómo mantener activa su base de adoradores. A su favor juega también que los demócratas están sumidos en la confusión y puede que no sean capaces de presentar un programa convincente.

P. ¿Sigue apoyando al senador demócrata Bernie Sanders?

R. Es un hombre decente. Usa el término socialista, pero en él significa más bien new deal demócrata. Sus propuestas, de hecho, no le serían extrañas a Eisenhower [presidente por el Partido Republicano de 1953 a 1961]. Su éxito, más que el de Trump, fue la verdadera sorpresa de las elecciones de 2016. Por primera vez en un siglo hubo alguien que estuvo a punto de ser candidato sin apoyo de las corporaciones ni de los medios, solo con el respaldo popular.

P. ¿No advierte un deslizamiento hacia la derecha del espectro político?

R. En la élite del espectro político sí que se ha registrado ese corrimiento; pero no en la población general. Desde los años ochenta se vive una ruptura entre lo que la gente desea y las políticas públicas. Es fácil verlo en el caso de los impuestos. Las encuestas muestran que la mayoría quiere impuestos más altos para los ricos. Pero esto nunca se lleva a cabo. Frente a esto se ha promovido la idea de que reducir impuestos trae ventajas para todos y que el Estado es el enemigo. ¿Pero quién se beneficia de que recorten en carreteras, hospitales, agua limpia y aire respirable?


“Trump ha liberado deliberadamente olas de racismo, xenofobia y sexismo latentes pero no legitimadas”

P. ¿Ha triunfado entonces el neoliberalismo?

R. El neoliberalismo existe, pero solo para los pobres. El mercado libre es para ellos, no para nosotros. Esa es la historia del capitalismo. Las grandes corporaciones han emprendido la lucha de clases, son auténticos marxistas, pero con los valores invertidos. Los principios del libre mercado son estupendos para aplicárselos a los pobres, pero a los muy ricos se los protege. Las grandes industrias energéticas reciben subvenciones de cientos de millones de dólares, la economía high-tech se beneficia de las investigaciones públicas de décadas anteriores, las entidades financieras logran ayudas masivas tras hundirse… Todos ellos viven con un seguro: se les considera demasiado grandes para caer y se los rescata si tienen problemas. Al final, los impuestos sirven para subvencionar a estas entidades y con ellas a los ricos y poderosos. Pero además se le dice a la población que el Estado es el problema y se reduce su campo de acción. ¿Y qué ocurre? Su espacio es ocupado por el poder privado y la tiranía de las grandes entidades resulta cada vez mayor.

P. Suena a Orwell lo que describe.

R. Hasta Orwell estaría asombrado. Vivimos la ficción de que el mercado es maravilloso porque nos dicen que está compuesto por consumidores informados que adoptan decisiones racionales. Pero basta con poner la televisión y ver los anuncios: ¿buscan informar al consumidor y que tome decisiones racionales? ¿O buscan engañar? Pensemos, por ejemplo, en los anuncios de coches. ¿Ofrecen datos sobre sus características? ¿Presentan informes realizados por entidades independientes? Porque eso sí que generaría consumidores informados capaces de tomar decisiones racionales. En cambio, lo que vemos es un coche volando, pilotado por un actor famoso. Tratan de socavar al mercado. Los negocios no quieren mercados libres, quieren mercados cautivos. De otro modo, colapsarían.

P. Y ante esta situación, ¿no es demasiado débil la contestación social?

R. Hay muchos movimientos populares muy activos, pero no se les presta atención porque las élites no quieren que se acepte el hecho de que la democracia puede funcionar. Eso les resulta peligroso. Puede amenazar su poder. Lo mejor es imponer una visión que te dice que el Estado es tu enemigo y que tienes que hacer lo que puedas tú solo.

P. Trump emplea a menudo el término antiamericano, ¿cómo lo entiende?

R. Estados Unidos es el único país donde por criticar al Gobierno te llaman antiamericano. Y eso supone un control ideológico, encender hogueras patrióticas por doquier.

P. En algunos sitios de Europa también pasa.


“Las grandes corporaciones han emprendido la lucha de clases, son marxistas pero con los valores invertidos”

R. Pero nada comparable a lo que ocurre aquí, no hay otro país donde se vean tantas banderas.

P. ¿Teme al nacionalismo?

R. Depende, si significa estar interesado en tu cultura local, es bueno. Pero si es un arma contra otros, sabemos a dónde puede conducir, lo hemos visto y experimentado.

P. ¿Cree posible que se repita lo que ocurrió en los años treinta?

R. La situación se ha deteriorado; tras la elección de Barack Obama se desencadenó una reacción racista de enorme virulencia, con campañas que negaban su ciudadanía e identificaban al presidente negro con el anticristo. Ha habido muchas manifestaciones de odio. Sin embargo, Estados Unidos no es la República de Weimar. Hay que estar preocupados, pero las probabilidades de que se repita algo así no son altas.

P. Arranca su libro recordando la Gran Depresión, un tiempo en el que “todo estaba peor que ahora, pero había un sentimiento de que todo iría mejor”.

R. Me acuerdo perfectamente. Mi familia era de clase trabajadora, estaba en paro y no tenía educación. Objetivamente, era un tiempo mucho peor que ahora, pero había un sentimiento de que todos estábamos juntos en ello. Había un presidente comprensivo con el sufrimiento, los sindicatos estaban organizados, había movimientos populares… Se tenía la idea de que juntos se podía vencer a la crisis. Y eso se ha perdido. Ahora vivimos la sensación de que estamos solos, de que no hay nada que hacer, de que el Estado está contra nosotros…

P. ¿Tiene aún esperanzas?

R. Claro que hay esperanza. Aún hay movimientos populares, gente dispuesta a luchar… Las oportunidades están ahí, la cuestión es si somos capaces de tomarlas.

Chomsky termina con una sonrisa. Deja vibrando en el aire su voz grave y se despide con extrema cortesía. Luego sale del despacho y baja las escaleras de la facultad. Afuera, le esperan Tucson y la luz seca del desierto de Sonora.

EL PODER DE LAS PALABRAS, LAS PALABRAS DEL PODER


Réquiem por el sueño americano. Los diez mandamientos de la concentración de la riqueza y el poder. (Basado en el documental del mismo título realizado por Peter Hutchison, Kelly Nyks y Jared P. Scott). Traducción de Magdalena Palmer. Sexto Piso, 2017. 160 páginas. 16,90 euros.

Porque lo decimos nosotros. Ideal democrático, estrategias de poder y manipulación en el siglo XXI.Traducción de Albino Santos Mosquera. Paidós, 2017. 254 páginas. 22 euros.

Estados fallidos. El abuso de poder y el ataque a la democracia.Traducción de Gabriel Dols Gallardo. Ediciones B, 2017. 364 páginas. 8 euros.

Optimismo contra el desaliento. Sobre el capitalismo, el imperio y el cambio social. Entrevistas de C. J. Polychroniou. Traducción de Francesc Reyes Camps. Ediciones B, 2017. 17 euros.

El miedo a la democracia. Traducción de Mireia Carol. Crítica, 2017.419 páginas. 18.90 euros.

¿Qué clase de criaturas somos? Traducción de Jorge Paredes. Ariel, 2017. 192 páginas. 18.90 euros.

¿Por qué solo nosotros? Evolución y lenguaje. Con Robert C. Berwick. Traducción de Fina Marfá. Kairós, 2016. 224 páginas. 16 euros.



miércoles, 21 de marzo de 2018

21 de marzo Día Mundial Forestal


21 de marzo Día Mundial Forestal



En el año 1971 los estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) acordaron celebrar el 21 de marzo el Día Mundial Forestal, fecha que representa el primer día de otoño en el hemisferio sur y el primer día de primavera en el hemisferio norte, extendiendo esta celebración simultáneamente en todo el mundo.

El Día Forestal Mundial está dedicado a destacar la importancia de los recursos forestales, que contribuyen al desarrollo de todas las especies, incluido el ser humano. Los bosques nos proveen de bienes (pensemos simplemente en el papel, o en todas las utilidades de la madera), producen el oxígeno indispensable para la vida, nutren el suelo, purifican el aire y además, embellecen paisajes y nos proveen de lugares para el descanso y el disfrute.

Esta celebración resultará útil para tomar mayor conciencia de que los bosques son parte integrante del desarrollo sostenible del planeta debido a los beneficios económicos, socioculturales y ambientales que proporcionan. Con este fin, se promoverá la acción internacional en pos del ordenamiento sostenible, la conservación y el desarrollo de todo tipo de bosques, incluidos los árboles fuera de ellos.

La FAO estima que cada año, más de 130.000 km² de bosques se pierden debido a la deforestación. La conversión a tierras agrícolas, la recolección insostenible de madera, las prácticas de la gestión inadecuada de la tierra, y la creación de los asentamientos humanos son las razones más comunes para la pérdida de zonas boscosas. Según el Banco Mundial, la deforestación representa hasta un 20 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, que contribuyen al calentamiento global y, con ello, al cambio climático. Los bosques constituyen el hábitat de alrededor de dos tercios de todas las especies sobre la Tierra y la deforestación de bosques tropicales produce la pérdida de biodiversidad de hasta 100 especies por día.

De los bosques obtenemos beneficios indiscutibles, aproximadamente el 12% de los bosques del mundo han sido designados para la conservación de la diversidad biológica, lo que representa más de 460 millones de hectáreas, de las cuales la mayor parte están dentro de zonas protegidas. Alrededor de 330 millones de hectáreas de bosques tienen por función principal la protección de suelos y agua, protección contra las avalanchas, estabilización de dunas, lucha contra la desertificación o protección de las zonas costeras. Los bosques también son importantes en su uso para el esparcimiento, turismo y educación.

En este año Internacional de los Bosques celebremos en grande, tomemos conciencia sobre la gran importancia de los recursos forestales, hagamos actividades con nuestra familia y amigos rescatando la importancia de los bosques, haciendo acciones que ayuden a su protección y conservación, ¡celebremos todos juntos el Día Mundial Forestal!

martes, 20 de marzo de 2018

La huella de carbono



¿Qué es la Huella de Carbono?



La huella de carbono es el impacto o marca que las diferentes actividades diarias del ser humano dejan en el planeta, debido principalmente al uso directo o indirecto de combustibles fósiles.


El cálculo de la huella de carbono es la herramienta para medir este impacto y se determina realizando un inventario de la cantidad de emisiones de GEI (gases efecto invernadero) que han sido liberados a la atmósfera en estas actividades, medidos en unidades de dióxido de carbono (CO2) equivalente.



Cualquier tipo de actividad deja huella, por ejemplo es posible calcular las emisiones de una corporación, de un evento y de un servicio o producto.

Conociendo el resultado, además de saber el impacto medioambiental y los recursos que se utilizan, se pueden diseñar y aplicar planes de reducción y a la par disminuir notablemente los costes, aumentando así la eficiencia de la organización.




La Huella de Carbono es una herramienta para que las empresas y organizaciones apuesten por su desarrollo sostenible en base a reducir los gases de efecto invernadero ligados a su actividad.



El siguiente paso es compensar las emisiones que no se puedan eliminar, para ello se puede realizar una plantación, es la forma más natural debido a que los árboles captan el carbono de la atmósfera, jugando un papel fundamental en la regulación del clima del planeta.


viernes, 2 de febrero de 2018

IMPORTANCIA DE LOS HUMEDALES



El Día Mundial de los Humedales se celebra cada 02 de febrero, desde 1997; conmemorando la Convención RAMSAR de 1971. La fecha motiva a que se sumen esfuerzos desde todos los sectores a fin de sensibilizar a los ciudadanos sobre la importancia de los humedales, y sus beneficios para el equilibrio hidrobiológico del planeta.

La ciudad iraní Ramsar, posicionó el término “humedal” cuando se firmó el tratado intergubernamental para promover la acción nacional y la cooperación internacional en pro de la conservación y uso racional de los humedales y sus recursos.

Existen oficialmente 1,912 humedales en 160 países, sobre una superficie de 187 millones de hectáreas. 

Sólo el 2010, las Áreas Naturales Protegidas reportaron la visita de 320 000 ciudadanos a los humedales Ramsar.

IMPORTANCIA DE LOS HUMEDALES

Los humedales son reguladores naturales de los ciclos hidrobiológicos y brindan innumerables servicios ambientales, además de albergar a una gran parte de la diversidad biológica que poseemos, especialmente aves.
Son humedales los lagos, lagunas, aguajales, cochas, manglares, bofedales, pantanos, entre otros; que se encuentran en las zonas continentales del planeta.
La exclusiva vegetación de los humedales ampara a abundantes invertebrados, peces, anfibios y reptiles. La diversidad de especies menores son a la vez, una atractiva carnada para numerosas especies de aves de vida acuática, como son: patos, garzas, pollas de agua, zambullidores y flamencos.
La vida estacional de las aves de los humedales y el mal tiempo, hace que emigren a sitios lejanos; mientras, existen aves migratorias que visitan nuestros humedales en busca de refugio, alimento y un lugar para anidar. Del número de familias de aves en el Perú, el 60% son migratorias.
La importancia de los humedales radica en la necesidad de cuidar el agua. En el 2% del agua dulce que tenemos sobre el planeta habitan más del 40% de todas las especies del mundo y el 12% de todas las especies animales.

Los bosques húmedos tropicales, son los ecosistemas terrestres de mayor diversidad.
En los humedales se desarrollan las etapas del ciclo biológico de dos tercios del pescado consumido en todo el mundo. Las aves son una parte importante de nuestro patrimonio natural y un recurso renovable que es utilizado para la investigación, educación y recreación.
Los humedales son áreas de cría y cultivo de muchas especies de animales y plantas utilizadas en la alimentación y otras actividades productivas del hombre.

lunes, 29 de enero de 2018

La familia que vive en una casa de botellas

La familia que vive en una casa de botellas



Juan Carlos Rizo tuvo una “revelación divina” en un sueño: debía construirle una casa hecha de botellas a una familia a la que nunca había visto. Cuando conoció a Ana Herrera, una madre soltera que vivía en una casa de plástico con tres hijos, supo que ella era la indicada.






28/01/2018


A las 10:00 de la mañana, una leve brisa baña las verdes y frías montañas de Matagalpa. Un viento helado azota de un lado a otro el plástico y las láminas de zinc oxidadas con las que están hechas la mayoría de las casas en el barrio Sadrach Zeledón, el escenario de esta historia que vamos a contarle.

Su hogar, que sobresale fácilmente entre el resto, no necesita dirección. “Siga recto, voltee a los lados y ahí la va a encontrar”, dice un vecino. Por su forma cilíndrica y su cúpula de zinc liso, desde lejos se asemeja a un observatorio astronómico o a una pequeña mezquita. 

Está hecha con arena, cemento y 16 mil botellas que se usaron como ladrillos para la construcción.
Trozos de zinc corroído más algunas tablas y pedazos de plástico negro sirven de casa y techo a una mujer de 36 años y sus tres hijos adolescentes, quienes aspiran a terminar de construir una vivienda, con la que dejarían de dormir hacinados y de mojarse cuando llueve.

Ahí, en una loma del llamado barrio Sadrach Zeledón —nombre del alcalde orteguista del municipio— al norte de la ciudad de Matagalpa, Ana del Carmen Herrera Díaz empezó hace dos años a recoger botellas de plástico para llenarlas con arena y hace un año, cuando reunió suficientes, empezó la construcción de la casa.

Pero el avance de la obra ha sido lento y “tenemos más de un mes que el proyecto está parqueado”, lamenta Herrera, indicando que le falta dinero para obtener cemento.
La casa tiene un particular diseño circular y entre los materiales sustituye ladrillos o bloques por las botellas rellenas con arena bien compactada.
Herrera dice que la obra fue idea de Juan Carlos Rizo, un constructor que le apoya con la mano de obra; mientras que un comerciante de Matagalpa le donó el cemento ya usado en la construcción, pero todavía le falta conseguir más.


“Quisiera me apoyaran para poder terminar la casa pronto”, expresa la mujer que se gana la vida cuidando al niño de una vecina, explicando que “antes iba a buscar trabajo, lavando y cocinando, pero tengo problemas en un pie y casi no salgo me quedo y cuido al niño ajeno, pero gano poco”, dijo.
USTED PUEDE ESCRIBIR EL FIN DE ESTA HISTORIA


Si está interesado en colaborar para que doña Ana pueda terminar su vivienda puede contactarla llamando al (+505) 8901-3876


Ana del Carmen Herrera es madre soltera de tres niños. Trabaja como empleada doméstica. 
Ana del Carmen quita tímidamente un par de tablas de madera apiñadas en el umbral de la puerta. Está feliz, nerviosa y también emocionada. Es la primera vez que tiene un hogar para ella y sus hijos.

Antes, solía posar en una casa que pertenecía a la familia de su expareja. Le hicieron un diminuto cuartito de plástico y ahí, en una pequeña cama, dormía toda la familia. En el invierno, el agua se metía al cuartito y todos terminaban mojándose. “Yo le pedía al Señor para que el Gobierno me diera mi casa, mi solar, porque donde yo viví a mí me corrían. Y yo dije: algún día voy a tener mi casa”, cuenta, con los ojos llorosos, sentada en una silla de plástico en la sala de su casa.
Un día de tantos, un hombre llamado Juan Carlos Rizo, que trabajaba como bombero de gasolinera, llegó a buscarla. Ella no lo conocía y él solo la había visto una vez en su vida. Rizo le explicó que él había tenido un sueño en el que se le reveló que debía construir una casa para ella y sus tres hijos. Le explicó, sin embargo, que la casa sería de plástico.

—¿Para qué quiero yo una casa de plástico si ya tengo una? —preguntó Ana del Carmen.

—Va a ser de botellas de plástico —contestó Juan Carlos.


El sueño de un exdrogadicto
Juan Carlos Rizo tuvo un sueño donde vio la casa de botellas construida. 
“Dios no escogió al hijo del presidente, al hijo de un diputado o al hijo de un rico. Escogió a un vago, a un exdrogadicto, para que ayudara al prójimo”, dice Juan Carlos Rizo, que vive en la salida de Matagalpa hacia Managua.
Desde los once años migró a Managua. Vivió en barrios como Hialeah y Las Américas III, donde entró al mundo de las pandillas y las drogas. “Yo miré caer a varios amigos míos en las drogas, mi familia sufría… Y una vez estaba bien mal y le dije con estas palabras: ‘Oe, mae, si existís loco, sacame de esta loquera que no aguanto’. Se lo dije desde el fondo de mi alma y regresé a Matagalpa”, cuenta Rizo.
Viviendo con su esposa y su hija en Matagalpa, tuvo el sueño de la casa de botellas. En el sueño, vio a una madre, a sus tres hijos y se vio a él mismo entregándoles las llaves de la casa. Atrás de ellos, estaba todo el diseño.

Contactó a un amigo ingeniero para que le hiciera un plano y empezó a recoger botellas y materiales para construir la casa, pero aún no sabía qué familia era la que había visto en el sueño.
Un día se fue con un amigo a la basurera del pueblo a ver en qué condiciones vivían las personas que llegaban a recoger basura. Entonces vio a varios niños esperando camiones de restaurantes para comer los residuos de estos. “Miré a los niños que hicieron un hoyo en la basura, pusieron un plástico y ahí echaron en machigüe (restos de comidas con las que se alimentan a los cerdos) y empezaron a comer”.
A esa basurera, explica Rizo, llegaban a recoger desperdicios las dos hijas de Ana del Carmen. Ahí la conoció. La vio un día que llegó a buscar a sus hijas con su hijo mayor. “Cuando yo vi a la madre con sus niños, sentí que era ella y fui a su casa. No hallaba cómo decirle”, cuenta Rizo.
Sudor, lágrimas y botellas
La casa de botellas de Ana del Carmen Herrera cuando aún estaba en construcción. 


Ana del Carmen se sorprendió, pero también se emocionó con la propuesta de Juan Carlos. Y ambos empezaron a trabajar. Los miembros de la ciudad le ayudaron para que el alcalde de la ciudad les donara un solar para la construcción y lo lograron.
En ese entonces, ella trabajaba como empleada doméstica y Juan Carlos Rizo como bombero en la gasolinera. Cuando ambos salían de trabajar, llegaban al solar para dedicarse a la construcción de la casa de botellas. Rizo pedía dinero, latas y botellas a sus compañeros de trabajo y a los taxistas que llegaban. A todos les hablaba del proyecto.
Las botellas se rellenaban de arena a la mitad y después, por la boquilla, se le metía un palo para compactarla. Después terminaba de rellenarse con la mano. Ana del Carmen llenó una a una la mayoría de las botellas de su casa. “Solo le pedía fuerzas a Dios para que me permitiera llenar la última botella”, indica. Incluso, gracias a la perseverancia de Rizo, el jefe de la Coca Cola en Matagalpa colaboró con cemento, arena, puertas y ventanas para la casa.
La casa fue construida con arena, cemento y unas 16 mil botellas de plástico de todos los tamaños. Tiene cuatro cuartos y el techo es de zinc liso. 


Durante algunos meses, el proyecto se detenía porque no tenían recursos para construir. Ana del Carmen y sus tres hijos se habían ido a vivir a una casita improvisada que había hecho en el solar donde se construía la casa de botellas. Los vecinos colaboraron con plástico, láminas de zinc y algunas tablas de madera.
Juan Carlos muchas veces llegaba desvelado por sus turnos en la gasolinera y aun así, con todas las energías para seguir en la faena de la construcción. Iba a sacar arena del río Grande de Matagalpa para llenar las botellas. Ana del Carmen también llegaba cansada de su trabajo, pero recordaba las veces que la corrían de la casa donde vivía, recordaba cuando le decían que nada de lo que tenía era de ella, que se fuera.

El proyecto inició en 2014. Ana del Carmen asegura que durante dos años llenó botellas. Al principio le ayudaban, pero después la fueron dejando sola y le tocó solo a ella hacerlo.
Hace unos cuatro meses, terminó por fin la construcción de su casa. Aún le faltan puertas y ventanas, pero la estructura está completa. En total, ocuparon 16 mil botellas de plástico de todos los tamaños: de tres litros, dos litros y litro y medio.
Actualmente, Ana del Carmen no tiene trabajo. Una discapacidad en el pie izquierdo le impide seguir siendo el sustento del hogar. El padre de sus hijos solo le ayuda cuando quiere y quien debe buscar el alimento cada día es Fernando José Munguía, de 17 años, su hijo mayor.
Cada día es difícil para Herrera. Sin embargo, está agradecida porque por fin tiene un hogar, a pesar de las dificultades que aún pasa. Pero como hacía cuando estaba cansada, con dolores en la espalda y las piernas, solo le pide a Dios para que le dé fuerzas, de llenar la última botella y seguir adelante.


La casa de botellas está ubicada en Matagalpa, en el barrio Sadrach Zeledón. 

viernes, 26 de enero de 2018

La discriminacion de la Mujer Indigena: Un peso historico.

La discriminación de la Mujer Indígena: Un peso histórico. Los prejuicios sociales, raciales y de género están bien enraizados dentro de una cultura dominante.




Por Sisapacari Bacacela



Se proclama "una vida sin violencia" y para disminuirla se han realizado campañas, foros, conversatorios y encuentros. Sin embargo, el sentido del más fuerte continua vigente. El esquema mental de la sociedad es compleja y difícil de regenerarla. Los prejuicios sociales, raciales y de género están bien enraizados dentro de una cultura dominante.

La violencia tiene su origen en el mismo momento de la invasión europea del Abya Yala (América), asesinatos, genocidios culturales hacia los pueblos de América considerándolos inferiores, salvajes, sin alma; a quienes se les tenía que enseñar y realizar una gran cruzada para "civilizarlos" Junto con esta violencia se produjo la violación feroz de las vírgenes del sol y las demás mujeres, reduciéndolas a objetos sexuales y de reproducción biológica, producto del cual tenemos una sociedad machista y discriminadora. Este fue el primer aspecto negativo que heredamos de los invasores, que muchas veces
despreciando al indígena se vanaglorian en vano. En este doloroso hecho participaron todos, civiles, militares y eclesiásticos.



Guamán Poma de Ayala en su obra "Crónica y Buen Gobierno" describe la violación de una mujer indígena en una plaza pública por parte de los curas, obispos, corregidores y virreyes, actos terribles perpetrados en vista y presencia del esposo y de los suyos. Como podría haber lastimado el alma y los sentimientos de los compañeros indígenas acostumbrados a respetar y a venerar a la mujer?


La mujer en el tahuantinsuyo gozaba de consideración y respeto porque constituía parte esencial para la reproducción social, cultural y biológica. La mujer era el centro de la organización política, administrativa y económica y por esa función tenía sus ritos y ceremonias en el Coya raimi, al igual que el Capac raimi. La mujer era el símbolo de la pachamama, sin ella no había producción ni reproducción cultural y organización política.

De ahí nace el símbolo: mujer/tierra, mujer/semilla y mujer/madre, metafóricamente comparadas a madre/tierra y tierra/vida. En la concepción indígena, el concepto de equilibrio era fundamental, sin el cual se producía malestar, enfermedades, destrucción. Por tanto, la balanza vital era hombre /mujer como un TODO. En nuestra lengua quichua "TUCUIMI CARI HUARMI CAN" Este concepto de equilibrio se extendió a también a la relación del hombre con la naturaleza para vivir en armonía.


Esta filosofía fue abruptamente destruida y suplantada por una nueva con sentido dominante. Y de ahí que el concepto machista y discriminatorio tenga un peso histórico contra el cual tenemos que luchar y tratar de encontrar un camino justo y equitativo. En esta lucha diaria contra la discriminación, el control y poder del masculino, la mujer indígena tiene que librar la peor parte. Tiene tres barreras que saltar: discriminación racial, cultural, de género y la de mujer a mujer. (la mujer urbana, ciudadana, noble) . De ahí que, el mensaje "una vida sin violencia" un derecho de todos es una máscara social, ni en filosofía y peor en la práctica llega todavía a los sectores más vulnerables y humillados. Todas debemos comprometernos a que las campañas sobre nuestros derechos como mujeres, trabajadoras y madres sean aprehendidas por las que más sufrimos, a fin de que la mujer ciudadana no hable sola a nombre de las excluidas, sino que la mujer indígena también rompa el silencio y tome la palabra negada por siglos.

Los Estados Unidos bombardean Siria

"Los ataques realizados este viernes en Siria por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido se concentraron en objetivos seleccio...